La creación de QAnon

Aclaración: Cuando hablamos de QAnon, no estamos hablando de la causa de todos los problemas de la sociedad estadounidense. Es más fácil entender a QAnon no como un movimiento uniforme y fríamente organizado, sino más bien como un síntoma en un contexto determinado, traída a fruición a través de distintas ideas compartidas por gente que odia al partido demócrata (no importa el motivo, la maquinaria democrática, desgastada, que ya no representa a nadie, entra en crisis), siendo canalizada en una dirección reaccionaria ante políticas progresistas impulsadas en una sociedad aun luchando con viejos prejuicios que fueron acumulándose a lo largo del tiempo, con la ayuda del internet, los memes, eventualmente influenciando a voceros y políticos. O sea, una narrativa sujeta al contexto, el sabor de semana, y como tal también, utilizada. Como se explicará en el artículo traducido a continuación, no es una conclusión final, sino que sigue pavimentando un camino. Éste es un articulo traducido, más para poner en el portfolio. Como espero no tener que aclarar, léase con cuidado y criterio.

Este 6 de enero, descendió el caos en Washington D.C. mientras los seguidores de Donald Trump asaltaron el edificio del Capitolio de Estados Unidos. Entre la agitación, un ávido vocero de QAnon conocido como “The Q Shaman” hizo su camino hasta los asientos del senado y ocupo la tribuna de los voceros. No era el único seguidor de QAnon en la escena ese día: otro lidero el asalto al capitolio.

Nuevamente, esta peligrosa y ecléctica conspiración se encuentra en el foco. Ha crecido bastante desde su nacimiento en un foro hace apenas tres años.

El 28 de octubre del 2017, un usuario anónimo navegando la sección /pol/ de 4chan, un notorio foro de extrema derecha donde se comparten imágenes, vio un post en el que se lee “Hillary Clinton será arrestada el lunes entre las 7:55 AM – 8:30 AM EST – la mañana del 31 de octubre del 2017”, y decidió responder. Ese usuario luego adoptaría el nombre “Q Clearance Patriot” (luego abreviado a “Q”). Q dio la pista de que era oficial militar dentro del circulo interno del presidente Trump. Sus escritos – alrededor de 5000 hasta la fecha – dio a luz a la teoría conspirativa QAnon.

Primer “drop” de Q.

Muchas veces se presenta esta primera “Q drop”, como son conocidos los posts de Q por sus seguidores, como el punto de inicio del movimiento Q. Eso es errado por dos razones. Una es trivial: Q primero ganó una audiencia con una serie diferente de “drops” (posts), porque los intentos previos se hundieron sin dejar rastro y no fueron re-descubiertos hasta el 11 de noviembre de ese mismo año. La otra razón es más importante: los origines de Q no pueden separarse de la cultura de /pol/, la cual está repleta de racismo, antisemitismo, y (especialmente relevante), teorías conspirativas de extrema derecha.

Por lo tanto, QAnon fue ambas un crecimiento y evolución más allá de la cultura de /pol/: no solo los puntos presentados por Q ya eran populares en /pol/, pero Q también tomó prestados temas claves que ya tenían precedentes. Para entender las raíces de Q, hay que entender la cultura de /pol/.

Pero primero, tenemos que entender el mito.

Conoce el Mythos

Este es el núcleo del mito QAnon: con la ayuda de un pequeño grupo de oficiales de inteligencia llamado el “equipo Q” (de los cuales uno o más hacen los posteos o “drops”), el presidente Donald Trump está combatiendo una guerra en las sombras contra una cábala de adoradores satánicos, pedófilos y devoradores de niños que están conspirando para obstruirlo y derrocarlo. Los militares los arrestarán en masa es un evento llamado “La tormenta”. Quienes integran esta cábala ha crecido (al principio, eran “muchos en el gobierno”, al mes, “cualquier celebridad” que haya “apoyado la HRC” podrían estar involucradas, unos meses después, había demasiados para siquiera entrar en la Bahía de Guantánamo. Mas tarde, tres otros “centros de detención estaban siendo preparados”), pero sería justo decir que virtualmente cualquiera que hiciera enojar o desafiara al presidente Trump es considerado parte de esta cábala, junto a los sospechosos de siempre como el filántropo y financista George Soros.

Después de la tormenta, tribunales militares se asegurará que estos traidores come-bebés sean ejecutados o sentenciados de por vida a prisión. Con las apabullantes pruebas de la existencia de esta cábala, el público, sorprendido, primero entrará en luto, luego se enojarán y por último se unirán detrás del presidente Trump, trayendo consigo una era de oro llena de patriotismo y prosperidad.

Cabe remarcar que esta descripción no cubre las partes más bizarras de QAnon (Como, por ejemplo, que Corea del Norte era controlada por la CIA, pero ahora ha sido liberado por el presidente Trump y por el equipo Q). También omite una parte clave de la visión QAnon del mundo: Que cualquier acto o aparición pública del presidente Trump o un miembro de la cábala puede contener “comms”, o mensajes secretos, los cuales los seguidores de QAnon pueden decodificar. Y deja de lado también uno de los slogans más importantes de QAnon: “la desinformación es necesaria”, lo cual muchos llamarían una maravillosa excusa para explicar las predicciones fallidas de Q, y también permite a sus seguidores elegir que partes de la teoría creen.

Desde estos humildes y excéntricos inicios, QAnon ha crecido exponencialmente. Primero, el crecimiento estaba limitado a 4Chan, donde Q se convirtió en la sensación de /pol/. Luego, un par de moderadores y un teorista conspirativo de YouTube comenzaron a trabajar juntos en divulgar los mensajes de Q hacia una audiencia más grande. Sus esfuerzos fueron más exitosos de lo que pudieron imaginar.

Alrededor del 10 por ciento de los adultos americanos creé en alguna o todas las teorías QAnon, de acuerdo a una investigación de Pew Research llevada a cabo el año pasado. Éste estudio es consistente con otro estudio llevado a cabo el 2020 por la caridad Británica HOPE not hate. El politólogo Joe Uscinski, que ha escrito “el apoyo por QAnon parece ser más profundo que extenso”, encuentra que el apoyo por QAnon se encuentra en alrededor del 5 al 10 por ciento de la población entre los adultos estadounidenses. No importa como lo veas, millones de estadounidenses creé en QAnon en cierto grado. Además, el apoyo a las ideas de Q son más creídas extensamente que la creencia en el mismo Q: una encuesta de YouGov llevada a cabo el pasado octubre encontró que el 50 por ciento de los seguidores de Trump creen que “Los demócratas más poderosos están involucrados en redes de trata de personas”.

Incluso antes de lo que muchos están llamando lo que paso en el capitolio como un intento de golpe, QAnon ya había llegado a los pasillos del congreso.

La representante-electa Marjorie Taylor Greene, considerada como una “futura estrella republicana” por el presidente Trump, ha escrito que “la pedofilia, el satanismo y el ocultismo se encuentran vinculados al partido demócrata”. Greene también grabo videos describiendo a Q como “un patriota”, y “lucha por el bien…está en lo alto y bien conectado”, ofreciendo “una oportunidad para desenmascarar esta cábala global de satanistas y pedófilos”.

Entonces, ¿Que hay en QAnon que hizo que los involucrados en difundirla creyeran que valía la pena hacerlo?

Un oscuro y profundo pozo

En palabras simples, las creencias más populares de Q ya eran populares en /pol/ antes de que Q empezara a postear.

Revisando los foros de /pol/ que preceden a Q, y también en donde Q se mostraba activo, muestra una información crítica: muchos “anons” (como se llaman a sí mismos los habitantes de 4chan) ya creían en los elementos claves de la historia de Q desde mucho antes.

Como remarcó un perceptivo anon que escribió lo siguiente antes de la primera mención de Q sobre el satanismo (y, de hecho, antes de que los anons empezaran a discutir sobre Q de cualquier forma en los foros): “Es gracioso como todas las personas que odian los de /pol/acks son parte de una conspiración secreta de judíos abusa-bebes adoradores de satán que solo se están revelando mientras más personas amenacen al gran D [Donald Trump]. Es como si todo fuera una fantasía alocada y D talvez solo sea un retrasado en peligro de ser juzgado”.

Un anónimo resalta el atractivo de Q para conspiranoicos.

Si esa fantasía es alocada, también es increíblemente común en 4Chan. Conspiraciones y proclamas espeluznantes como estas captivan a los anons: la teoría conspirativa Pizzagate, fue la predecesora más directa de QAnon, y fue mencionada al menos 45.027 veces específicamente en /pol/ el año antes que Q comenzara a postear (el verdadero número de seguro es mayor: había más posts sobre Pizzagate mucho antes de que el nombre comenzara a usarse, y casi 2.500 más usaban el nombre alternativo “pedogate”, que referencia más directamente las acusaciones propuestas por Pizzagate. Específicamente: que prominentes políticos Demócratas, especialmente Hillary Clinton, abusaban sexualmente de niños y los sacrificaban en rituales, usando restaurantes como fachada para sus crímenes)

Por lo tanto, mirándolo desde su contexto original, la teoría conspirativa Q, más que marcar un nuevo camino, se haya en uno ya transitado.

Por ejemplo, en un post un anon predice el inminente “arresto de la cábala” y la “liberación del planeta tierra de las fuerzas de la oscuridad” en Julio del 2017, tres meses antes del primer post de Q. Aquí otro, dos semanas antes de Q, escribe: “Pronto vendrá su perdición. La tormenta se acerca. Hollywood está directamente conectado.”

Incluso si nos restringimos a la semana anterior a la aparición de Q, ya encontramos incontables anons expresando las ideas que Q retoma.

Por ejemplo, tres días antes del primer post de Q, un anon que creía en Pizzagate listó los supuestos crímenes de Hillary Clinton: “sexo con menores, violación canibalismo”. Exactamente las mismas acusaciones que se convertirían una parte clave de QAnon. Otro Anon en ese hilo quería “hablar sobre lo que la Fundación Clinton hizo en Haití.” Haciendo referencia a una parte menos central del mito Pizzagate, en el cual, a pesar de su relativo misterio, Q aludió en sus primeras publicaciones.

También otro anon, escribiendo el 23 de octubre del 2017 (cinco días antes de Q) creo un hilo que meticulosamente encapsula la historia original de Q: El fiscal especial Robert Mueller estaba trabajando con Trump para acabar con el “Deep State” (Estado Profundo) en general y con Hillary Clinton en particular, después de lo cual “tribunales que involucran a cientos de personas van a tomar lugar”. Los habitantes de /pol/ estaban sedientos de tribunales militares que castigarían a sus más odiados enemigos. De hecho, fueron las pistas de Q sobre los próximos tribunales las que le dieron sus más prontos seguidores. Un anon, superado por el entusiasmo, escribió en mayúsculas: “LA JUNTA !!!!! ES EL MOMENTO DE LA CONQUISTA MILITAR! Viva el dictador Trump!”. Otro fue directo al grano con el antisemitismo característico en /pol/, prediciendo que Trump declararía ley marcial el 4 de noviembre del 2017 y, mientras no estaba seguro de que pasaría después, se ofreció a adivinar: “colgar judíos después de los tribunales militares?”

Hay evidencia solida de que Q leyó el hilo del 23 de octubre del 2017, el cual hace referencia a una vieja y oscura declaración hecha por el Representante Treey Gowdy en cual Q citó menos de una semana después en uno de sus primeros posteos.

Para aclarar, no hay razón para pensar que Q robo toda la teoría de Muelle del auto de ese hilo, solo esa parte. Q ciertamente ya se había encontrado con la idea de que Mueller y Trump estaban trabajando juntos, lo cual era creído en /pol/: “llevan spammeando esta mierda hace meses”, se quejó un anon, “con literalmente ningún rastro de pruebas”.

Y bien otro anon, dos días antes del post de Q, posteo un hilo que prácticamente rogaba por una teoría conspirativa entrecruzada que viniera para “hacer que todos estos escándalos…se unan”, llevando al “el más grande tribunal militar de la historia”.

Un anon pidiendo orden en el caos.

Esto es tierra fértil. Incluso antes de que Q apareciera, todas las piezas para sus escritos estaban dispersas en el ambiente, esperando a ser armadas en una mitología semi-coherente.

Jugando en el recreo.

Respecto a esto, una respuesta al post pidiendo que “todos estos escándalos” puedan “unirse” es especialmente notable. Esta respuesta listaba casi todos los supuestos escándalos demócratas, populares en Fox News (y por lo tanto debatidos constantemente en 4chan) en ese momento. Q dedicó extensa atención a la mayoría de elementos de esa lista. Mientras se escribe éste articulo (7 de enero del 2021), el “escandalo Awan” fue mencionado en 26 posts; “Urianio 1” (abreviado “U1”) aparece en 39 posts, y la palabra “uranio” aparece en 11; Seth Rich es mencionado en 13 posts; y “dossier” aparece en 32 posts.

Fox News conoce a QAnon

En otras palabras, Q, en vez de estar revelando información super secreta a los anons, simplemente re-empaquetó lo que los medios de derecha (y por lo tanto los anons) ya estaban discutiendo.

En las manos de Q, estos escándalos, aparentemente desconectados, se volvieron parte de una conspiración siniestra y pedofilica que los anons podían trabajar en desempacar, salvando niños inocentes y limpiando a sus enemigos en un fuego purificador.

Probablemente los individuos más odiados en /pol/ eran Hillary Clinton y George Soros. Considerando la naturaleza de /pol/ (de derecha antisemita y conspirativa) el odio hacia un judío liberal filántropo como Soros realmente no sorprende a nadie. Por razones similares, /pol/ también odia a Barack Obama.

Pero el odio de los anons hacia Clinton es especial. Inspirados en Pizzagate, su enemistad era omnipresente e incesante. Justo un día antes del primer post de Q, un anon lo expresó concisamente: “La victoria”, escribió, “se alcanzará cuando [Hillary] y todos los relacionados a la red de pedofilia conocida como [la] Fundación Clinton sean lanzados a Gitmo” (Gitmo, o Bahia de Guantánamo, aparece varias veces en la imaginación de los QAnons: La base naval estadounidense y campo de detención ubicada en el caribe donde supuestamente los miembros de la cábala serán detenidos, juzgados y ejecutados cuando La Tormenta” llegue. Una creencia que Q ha promulgado tanto crípticamente como directamente).

Desde el inicio, Q apuntó sus cañones hacia tres figuras: el primer y segundo post se referían a las preparaciones para el arresto de Clinton (el segundo incluso afirmaba que ella estaba siendo “detenida”), mientras Q mencionaba a Soros en sus posts 2,4,5,6,14 y 15, terminando con el último “Soros es el objetivo”. Obama fue mencionado aún más que Soros, ganándose un rol especial en la construcción conspirativa: el prestaba servicios, según Q, como el hombre clave de la Cábala mundial

Los sospechosos más frecuentes de Q (El primer presidente negro de Estados Unidos, un filántropo judío, y Hillary Clinton) complacía los prejuicios de la audiencia, ganando clamor y atención de una audiencia hambrienta por un final feliz: la muerte o aprisionamiento de sus enemigos.

El gran LARP

Otro elemento más de la cultura de 4chan que ayuda a entender el éxito de QAnon es “LARPing”.

Q invoco está práctica, o quizás también la perfeccionó. Las siglas significan “Live Action Role Playing” (juego de rol en vivo), pero en /pol/ tiene un significado más especializado: un LARPer es alguien que pretende ser una fuente bien afirmada de información confidencial sobre eventos actuales, los cuales revelan hacia los anons.

LARPing era y sigue siendo muy común en /pol/. Tan común que el primer post de Q fue en sí mismo una respuesta a otro LARPer. De hecho, ese LARPer fue recibido con un grito de “oh no, otro más” y una imagen llamada “dance of the LARPer.gif” (La danza del LARPer).

La mayoría de los LARPers se agotaron después de unos cuantos posts (que es lo que le pasó al anon que escribió el “Post 0” el cual Q respondió primero). Algunos duraron por algunos hilos más. Muchos, sin embargo, encontraron el éxito y se convirtieron en una parte bien conocida de la cultura de /pol/.

LARPers prominentes antes de Q incluyen a FBI Anon, High Level Insider, Mega Anon y White House Insider. Otros conocidos son CIA Anon, Victory of the Light, Highway Patrolman, y Anonymous 5. Estos en cambio, tenían a sus propios discípulos e imitadores.

En algunos casos, las proclamas de Q son descendientes de otras proclamas echas populares por otros LARPers. En particular, algunos anons escépticos  compararon a Q con Victory of the Light, con justas razones, ya que “La Tormenta” (como predice Q) es una copia casi exacta del “Evento” descrito por un gran fanático de Victory of the Light.

Una lista de lo que sucederá en “el evento”.

Una comparación lado a lado es reveladora.

Al principio del “Evento”, como menciona Victory of the Light, la actividad económica se verá pausada de forma abrupta por “un máximo de dos semanas” mientras cierran bancos y el sistema financiero se desploma. La Tormenta, en la mitología QAnon, comenzará con “diez días de oscuridad”, una frase usada por primera vez por QAnon una semana luego de su primer post. El anuncio de este periodo es algo esperado ansiosamente por los seguidores de Q hasta este día.

En la segunda etapa de El Evento, las noticias estarán “divulgando” (en donde el gobierno revela algunas de las verdades que se mantenían escondidas). Estos mensajes serán transmitidos a los ciudadanos a través de la televisión y a través del sistema de transmisión de emergencia.

En La Tormenta, los diez de oscuridad también será seguido por revelaciones, no de vida extraterrestre, sino de la totalidad de la extensión la depravidad de La Cábala. Esto, según Q, ocurrirá a través del sistema de transmisión de emergencia, mientras el último intento de resistencia de La Cábala es destruido y los arrestos en masa acontecen.

En El Evento, “los arrestos en masa de La Cábala” serán televisados. Tanto en La Tormenta como en El Evento, estos arrestos masivos encabezan la “liberación del planeta tierra de las fuerzas de la oscuridad”, como lo describe Victory of the Light.

Esto para nada agota los paralelismos entre los dichos de Victory of the Light hechos en el verano del 2017 y la historia que Q comenzó a difundir en el otoño. Sin embargo, mientras los paralelismos subsecuentes no son tan fuertes, serviría de poco seguir listándolos, especialmente considerando que Victory of the Light no era el único LARPer que sirvió como un claro ancestro de QAnon.

Por ejemplo, Anonymous5 (también referidos por los anons como “Frank”) fue fácilmente el LARPer más injuriado en /pol/, pero fue también una figura clave en el desarrollo de hilos de /HTG/ (“Human Trafficking General”, o sea, “ Trafico Humano General”). De hecho, él fue tan central para la cultura de /HTG/ que los hilos rutinariamente incluían un post que comenzaba con “Mantente al tanto por este tipo de cosas para mapear las redes de tráfico (cortesía de Anon5).”

Frank no fue el primer LARPer en darse cuenta de que las historias espeluznantes de abuso sexual infantil llamarían la atención de /pol/. Era una estrategia bastante obvia. Highway Patrol, por ejemplo, una vez entro a un hilo (el día de San Valentín, ni más ni menos), para denunciar que estaba investigando una red de tráfico internacional de trafico infantil. En esta red totalmente ficticia, terribles criminales no-blancos (especialmente, “ilegales”) tenían captivas a inocentes niñas blancas, e incluso habían asesinado a algunas. Ya que /pol/ es entusiastamente racista, esta historia estuvo bien armada. Siempre es bueno conocer a tu audiencia.

Las aclamaciones de Frank estaban también fuertemente cargadas de racismo. Fue por una cuestión de fé que los anons de /HTG/ creía que la “America Azul” (o, como la publicación inicial estándar para los hilos / HTG / mencionaban, “áreas urbanas, específicamente las ciudades santuario”) eran hogar de una red gigantesca de pedófilos traficando números ilimitados de niños, y fue por una cuestión de fe (en lugar de echo) que estos niños eran obtenidos primariamente a través de secuestros infantiles y “lugares de cría”.

Los anons de /HTG/ era una comunidad pequeña y unida que, leyendo sus actividades de forma caritativa, se involucraban en una historia colaborativa que seguía las reglas de evidencia (no importa que tan extrañas o alejadas de la realidad estuvieran) que los llevaba a creer que descubrían redes de pedofilia. A una lectura menos caritativa, pero más exacta, descripción de estos hilos de /HTG/ seria que sus participantes estaban involucrados en peleas constantes sobre especulaciones alocadas y libres interpretaciones las cuales acuñaron “investigaciones”, las cuales no llevaban a ningún arresto porque no habían encontrado ninguna evidencia de ningún crimen.

De hecho, otros anons frecuentemente se burlaban de los participantes de /HTG/ llamándolos un grupo de idiotas irresponsables cayendo cada vez más profundo en el sesgo de confirmación. Y sin embargo, la comunidad /HTG/ perduró.

En todos estos aspectos, /HTG/ era casi exactamente idéntico a QAnon, y esto no es una coincidencia.

La audiencia de Q estaba hambrienta por algo como /HTG/, pero mejor, que llegara ms lejos, y estuviera más conectado. Q proveyó.

De Pizzagate a QAnon

Tal vez la mejor manera de describir a QAnon es que es una evolución de Pizzagate, y talvez la mejor manera de describir la cultura de /HTG/ es que es el eslabón que faltaba entre Pizzagate y QAnon.

Pizzagate ganó seguidores porque tenía los objetivos correctos, las acusaciones correctas, y, en sus primeros días, un elemento de participación fuerte, ya que los anos encontrarían “pruebas” de abuso infantil de e-mails hackeados de la DNC (Comité nacional demócrata).

Pero esa clase de fermentación creativa no podía durar: había una cantidad limitada de e-mails para leer, y solo una cantidad limitada de “palabras claves” para ser detectadas. Eventualmente, Pizzagate dejo de ser algo emocionante para investigar, y se convirtió más en una serie de ideas que los anons eran libres de aceptar o rechazar.

Desconcertantemente, los hilos de /HTG/ eran mucho menos populares que Pizzagate. Después de todo, también tenia los objetivos correctos, las acusaciones correctas, y al parecer una cantidad infinita de fuentes, ya que los anon ahora “investigaban” locaciones del mundo real desde la comodidad de sus hogares.

Sin embargo, a /HTG/ le faltaban dos elementos claves: una narrativa, y un narrador. No había una gran historia que mantuviera involucrados a los anons, e incluso si lo hubiera, Anonymous5 o “Frank” no era la persona correcta para contarla. Los hilos de /HTG/ eran constantemente desarmados por extraños que entraban para burlarse de él.

El ingrediente secreto

¿Porque Q tuvo éxito donde otros tantos habían fallado?

Una razón es que Q tenía la idea perfecta en el momento preciso. Q también tenía el estilo correcto en el momento correcto, muchas veces utilizando largas listas de preguntas guía. Otros LARPers lo han reconocido; en el 2017, MegaAnon, quien era talvez el LARPer activo más exitoso cuando apareció Q, escribió que Q “estaba haciendo un excelente trabajo” en “desglosar un montón de detalles en un formato más amigable para /pol/” mejor de lo que ella habría sido capaz.

No estarías leyendo este articulo si Q hubiera sido popular solo en /pol/ y se hubiera quedado ahí. Yo no lo hubiera escrito. Q escapo los hoscos bordes de 4chan a los días del primer post, gracias a un puñado de personas que montaron una divulgación concertada para promover a QAnon en otras plataformas (en particular, un subreddit).

“Normies”, como llaman los anons a otros seres humanos, pudieron echarle un vistazo a Q por su cuenta. A algunos les gusto. Resulta que a los normies, al menos, los fanáticos pro-trump conspiranoicos que fueron la primera audiencia de Q, ya estaban dispuestos por un sucesor de Pizzagate tanto como lo estaba 4chan. Pronto, a través de distintas plataformas, Q y sus seguidores crearon una comunidad llamativamente similar a /HTG/: una banda de seguidores que estaban convencidos de que estaban “descubriendo pedófilos” a través de sus prácticas comunes y regla de evidencia, a pesar de la ausencia de resultados en la vida real.

La diferencia era que Q tenía una base de seguidores más amplia y más comprometida que la que jamás tuvo /HTG/. Es más, Q continúo proveyendo contenido y los anons continuaron descifrándolo, encontrando nuevos significaos incluso en las divulgaciones más bizarras y extrañas.

Incluso las profecías fallidas de Q no podían disuadirlos, ya que “la desinformación”, como explica Q, “es necesaria”.

Talvez la respuesta a la pregunta de Q no es satisfactoria. Es una respuesta que se resume en: “Q fue un LARPers tan habilidoso que alimento las creencias de su audiencia de vuelta hacia ellos, recicladas de LARPers anteriores, y tuvo la ayuda de una comunidad de fans pequeña pero inteligente que divulgaron sus posts fuera de 4chan”.

Ya sea que el ascenso de Q haya sido simple o no, ha tenido conciencias tremendas y a veces trágicas en el mundo real.

El movimiento QAnon ha sido como una bola de demolición para muchas familias alrededor del mundo. El subreddit QAnonCasualties (“Damnificados de QAnon”) ofrece un ofrece un pequeño vistazo al costo humano producto de QAnon.

Y mientras la mayoría de los seguidores de QAnon talvez nunca se involucre en actos violentos, el daño político que ha acarreado es considerable.

El diciembre pasado, el presidente Trump al parecer describió a QAnon como un grupo de personas que “básicamente creen en un buen gobierno”.

Pero el mensaje de Q de “un buen gobierno” solo puede llegar en la forma de una purga, debido a que cada demócrata prominente, y la mayoría de los republicanos que no son lo suficientemente fieles a Trump, es parte de una cábala pedófila adoradora de satán. La verdadera justicia y “un buen gobierno” solo puede llegar después de La Tormenta, cuando Trump, y solo Trump, gobierne el país, con toda su oposición muerta o encerrada.

Tres años atrás, Q junto las creencias más arraigadas en uno de los rincones más oscuros de internet. Post tras post, puntada tras puntada, los escándalos en los medios de derecha, las conspiraciones racistas y LARPers pasados crecieron hacia algo más grande que la suma de sus partes. Q los eclipso a todos.

La historia que se acaba de contar está incompleta. Se concentra en lo que entrega el fenómeno QAnon, pero es la demanda donde yace el problema. Para explorar esto tendríamos que contar la historia sobre las grietas más profundas de la sociedad estadounidense, a través de la peligrosa ayuda de sus conspiraciones.

La violencia es deseada

Estás caminando por la calle, de noche, sin compañía. No es tan tarde, apenas termina la socialmente acordada hora de cenar. Estás volviendo a tu casa, enfrente tuyo aparece una figura, no se le ve la cara en la oscuridad, pero sabés que te mira. Tratas de ignorarlo, miras hacia el piso, o hacia el resto de calle cómo haciendo una panorámica, miras al frente derecho, esquivas. Podés llegar a ser indiferente ante la situación, o pensar las peores cosas. ¿Y qué tal si pasa? La figura te corta el paso, saca un chumbo y te dice que le des toda la guita, o, si sos mujer, bueno…no necesitamos entrar en detalles. Te violan, te violan y te matan, o peor, te secuestran para violarte y después matarte pero más lento.

O tal vez sos un hombre especialmente llamativo y también te puede pasar – Ahí ‘tá, para que los chicos no reclamen. Ya estoy viendo el hashtag #TambienQueremosQueNosViolen, te violan también, hombre, pero no viene al caso.

Por supuesto, puede llegar a venir la policía, ¡me salvaron!  Pero también puede ocurrir que la misma policía sea la que esté involucrada en tales secuestros o que se les ocurra detenerte por estar volviendo a tu casa. No estoy diciendo una opinión, es un hecho: La posibilidad está de que la policía no vaya a ayudarte, y no es raro el caso, de que esté involucrada en perjudicarte.

Saquemos la situación de la calle oscura. Es un lugar común falaz decir que una agresión puede ocurrir especialmente en estas circunstancias. Puede ocurrir en a plena luz del día, puede ocurrir en una plaza, en tu barrio, en pleno colegio (como bien sabemos quienes sufrimos bullying), o en tu propia casa (como bien sabemos quienes procedemos de hogares violentos).

Cuando surgen este tipo de noticias, las respuestas no son muy variadas: suele haber una dicotomía muy clara entre “y bue, no fue culpa [del agresor]” y “le deseo lo peor a quién cometió el hecho”. Son respuestas inmediatas, sin pensar, y en esto hay acuerdo entre posturas ideológicas, no importa si sos ancap, si sos comunista, demócrata, feminista, peronista, o el club de viejos que integran la UCR, podés ser cualquiera de esas cosas (¡o todas! ¿Quién soy yo para juzgar tus mambos?), y estar en cualquiera de los dos lados. ¿La gente es compleja y no puede categorizarse fácilmente? Quién lo diría. La gente tiende a pensarse en esas situaciones de una forma casi de película.

Pero, en esa situación de violencia, ¿Qué se puede llegar a pensar? Obviamente, “la puta madre, la puta madre, oh dios, por qué me está pasando esto, por qué me está pasando esto”. Deseamos, obviamente, que la situación pare, se detenga, pero no tenemos forma de hacer que eso ocurra. ¿O sí?

La hay, ¡pero no es tan fácil! Porque si algo que nos enseñaron a las personas “de bien”, es que “la violencia es mala”. Miren, esto no es una especie de ensayo filosófico sobre la moralidad de la violencia. No vengo a decirles que “la violencia es buena” ni es “mala” (de por sí no veo el mundo en tales términos), vengo a explorar lo que es la violencia en sí, a los sopapos (como a mí me gusta 😉 ), con honestidad y sin (aparentes) tintes ideológicos, eso lo podemos hacer después. 

¿Por qué preguntarnos por la violencia? Porque la misma pregunta es lo que, como suele ocurrir, impide que podamos reaccionar ante las situaciones donde la violencia ocurre. Esquivar la pregunta es voluntariamente elegir una ceguera y es voluntariamente elegir estar indefenso. La violencia existe, la ejercen hasta los animales, ¡y te puede pasar a vos!

¿Qué es la violencia? Muchos podrán en seguida decir “que te peguen una ñapi”, o “que te amenacen con un arma”, “que te insulten”, y todas son correctas de alguna forma, pero no de la misma forma. Si vamos a analizar la violencia, tenemos que diferenciarla, porque no es lo mismo la coerción a la fuerza, y se reacciona ante de estas de distinta forma. ¿o qué? ¿Ante un insulto pegas enseguida? No juzgo, es válido, pero escucha al Maestre de Artes Marciales un momento, que quiere decir un par de cosas sobre la violencia, pues es su campo de estudio.

Si vamos a lo que es la violencia en sí, es la acción, entre seres vivos del mundo natural, de causarse daño. Puede ocurrir voluntaria, como involuntariamente. El daño, manifestado en dolor, puede ser de distinta índole. No es el mismo dolor que experimentas al recibir un golpe en el dedo gordo del pie, que al escuchar “ella no te quiere”. Ella no te quiere, por cierto. ¡Incluso hay dolores que son deseables! pero no hablemos de mis kinks, que esto se trata sobre lo indeseable. La violencia, o agresión, cualquiera fuera su naturaleza, se expresa en un sentido muy simple: alguien irrumpiendo en mí, o en mi espacio, de forma repentina.

El daño es algo que buscamos evitar, y para ello, a rasgos generales, tenemos dos simples reacciones posibles, algo conocido como Fight or Flee: escapar o pelear.

Éstas reacciones, sin embargo, se deben a las circunstancias. No siempre podés escapar, y no siempre podrás pelear, ¿o tal vez sí? Deberíamos al menos cubrir una de estas variables. El daño, entonces, si puede producirse sobre otra persona en más de una forma, y lo que lo produce es la violencia, entonces es correcto decir que hay varias manifestaciones de violencia además de la agresión física, incluso hay violencias que sólo pueden llegar a ser ejercidas sobre ciertos sectores específicos de la sociedad, debido a las construcciones culturales alrededor de estas identidades, siendo vistas como “el otro”, aquello que es “indeseable”, “que es mejor que no exista”, por lo tanto, agredir a este sector de la población es visto casi como un deber, “una buena obra”. Este pensamiento, sin embargo, deriva en un innegable hecho, que en las artes marciales aprendés muy bien: si vas a golpear a alguien, espera a ser golpeado.

Una agresión, al ser respondida, se convierte en otra cosa: una lucha, una pelea. Ahora ambos sujetos están en una contienda con un objetivo claro, que es parar al otro. Nadie se defiende una vez ante múltiples agresiones. Si algo nos enseña la teoría freudiana, es que los mecanismos de defensa son procesos inconscientes que tienen la función de protección ante el trauma (dolor), y tienen la intención de proteger la idea de uno mismo y su autoestima. Freud los asocia a una lucha tanto interna como externa, la cual tiene como objetivo principal hacer desaparecer el sufrimiento causado. Nuestra propia mente lo hace, sin que nosotrxs tengamos conciencia plena de ello.

La idea de “lucha”, es incluso enaltecida. ¿Cuánto es celebrado por las feministas que una mujer cague a trompadas a un tipo que la tenía encerrada en su casa y la golpeaba todos los días? ¿Cuánto es enaltecida por los conservadores la simple idea de las guerras, de “defender su propio territorio”? ¿Cuántos personajes de videojuegos, tanto masculinos como femeninos, son adorados por su fuerza, su carácter su habilidad en el combate? (Lara Croft nunca pasará de moda). ¿Cuántos deseos hay de salir a marchar multitudinariamente hasta la casa de algún poderoso, para presentarla a nuestra amiga la Guillo? ¿Cuántos próceres tenemos que no hayan blandido un sable, una lanza, o un arma de fuego? Pocos. ¿O qué? ¿Piensan que San Martin venció a los Realistas a través de cosquillitas?

Combate de San Lorenzo - Wikipedia, la enciclopedia libre
Abrazo grupal

Esto se debe a que hay cierta mística en la lucha, y en esto también pueden encontrar un campo en común varias posturas ideológicas: Ante la injusticia, se lucha. Ante lo que nos causa dolor, debemos reaccionar. Nadie se puede meter con nosotros, porque sabemos defendernos. Tenemos la seguridad de poder defender nuestro propio territorio/cuerpo, sabemos que tenemos que reaccionar ante una fuerza externa que busca causarnos daño.

 Ante las violencias simbólicas, disputando un sentido sobre una situación particular que afecta a cierto colectivo, se responde de manera simbólica. Por ejemplo, si se quieren instalar la idea de que “grupo X es malo”, entonces es más que entendible que grupo X quiera defenderse. Ambos (sí es que acaso son dos, puesto que puede haber más contendientes), buscarán entonces una reducción del otro. Es entendible, claro, puesto que normalmente precisamos personalizar al contrincante, puesto que la violencia no la ejercen las ideas en sí, que no existen más que en “otro plano” cómo diría el petero de Platón, sino los sujetos que las expresan. Esto, cómo lo explican los fundadores del ciberiluminsmo, llevado hasta sus consecuencias lógicas, llegan hasta instancias de agresión física. Si existe tal idea, existe porque alguien la enunció, y, por lo tanto, esa persona, en sí misma, es el enemigo (poco importa que se pueda, no sé, hablar de una forma que la persona entienda), por lo tanto, esa persona debe ser eliminada. Termina importando más la pelea en sí, que sus causas y consecuencias. Lo que importa “es luchar”, y es entendible, porque, ¿Quién no conoce el dolor? ¿Quién no podría atraerle la idea que ante algo que me causa dolor, puedo defenderme? Poco importan las causas o las consecuencias, y son necesarias para entender la violencia.

Nos debemos también, diferenciar lo que es la violencia de la maqueta peliculera que muchas personas tienden a crear alrededor del asunto. La violencia ocasiona dolor, y siempre, cuando se reacciona, así como en la batalla de San Lorenzo, o en la pelea entre Alberto Samid y Mauro Viale, se reacciona como se puede. No hay una coreografía tipo “Crouching tiger, hidden dragon”, hay accidentes, hay tropiezos, hay golpes que no ves, hay defensas que no conectan con nada, hay amagues, hay un portero que te tuvo rabia siempre porque lo tratabas para el orto y cuando te vio en el piso aprovechó para meterte una patada.

Mauro Viale a las trompadas con Samid - YouTube
Héroe nacional.

Lo mismo ocurre en todos los campos de batalla, y no es algo para enaltecer. La violencia existe, es torpe, y a veces, inevitable. Las discusiones ideológicas llevarán siempre a ejercer algún tipo de violencia (no necesariamente a agresiones físicas, aunque puede que sí, diferenciemos términos). Si entendemos esto, tal vez podamos encontrar paz en ello, y espero, preparación, porque proteger la propia integridad [deloquesea], debo destinar recursos y tiempo, para de esa forma, cómo decimos en las artes marciales: terminar un conflicto de la forma más efectiva y rápida posible.

Debemos entender, que, para eso, entonces, necesitamos una cultivación, o sea, cómo haríamos con una idea, debemos exponernos a dosis manejables de aquello que buscamos aprender. Así como nadie va a trabajar en un observatorio espacial para buscar a nuestros camaradas alienígenas ni bien aprende el nombre de Urano, debemos aprender a manejar de a poco las situaciones de violencia, para que, de esa forma, las heridas no nos dejen lesiones irreparables, dejándote peor. Es entrenamiento, es práctica. Debemos a aprender a pensar, discutir, y golpear de una forma efectiva, porque si pensás lo suficiente, tal vez no necesitas discutir, y si no necesitas discutir, tal vez no necesites golpear, porque si te vas a las manos, siempre habrá una herida, no importa si ganaste. Las mentes, las lenguas, los puños, y las armas se pueden afilar, con suerte lo necesario para que no tengas que usar ninguna de éstas. 

Es un mantra de varias disciplinas el decir “Aprender a pelear para defenderse, no para atacar”. Es riesgoso ver cualquier tipo de interacción como un ataque, bordeando lo paranoico, porque cualquier cosa podría darte la excusa para reaccionar de forma agresiva. Esto no es sólo un mecanismo infantil, típico de un niño que llora cuando no ocurre lo que quiere, sino también peligroso para unx mismx y para el resto, y una muestra de debilidad, puesto que se está mostrando que es muy fácil llegar a lastimarte. Cómo dije antes, todo el mundo sufre dolor, y no lo estaba diciendo en modo figurado. Todo el mundo sufre dolor todo el tiempo, son cosas propias de la existencia, pero podemos entrenar nuestro carácter de tal forma que eso no pueda ser usado en nuestra contra, no hay que dar munición gratis. De la misma forma, en un combate real, una pelea no se detiene porque uno le encestó un golpe al otro que no pudo defender. Se sacude, y se sigue.

La dominación de nuestra mente tiene que ir acompañada de nuestro propio cuerpo. Si tu temple es inquebrantable, no queremos que eso se acabe cuando alguien pasa a lo físico, ¿no es así? No sería digno. Así como un país, para negociar y que no le pasen el trapo por encima, necesita con qué respaldar sus palabras, también nosotrxs. No es un simple entrenamiento para el combate, sino una apropiación de nuestro propio cuerpo, de poder determinar nuestros límites, nuestras ventajas, y nuestras capacidades. No ser extraños en nuestro propio cuerpo nos permite no ser extraños en el mundo que habitamos. Luego sí, extender nuestra capacidad defensiva, la utilización de herramientas, o armas de fuego.

Porque, como dije anteriormente, se necesita tiempo y recursos para alcanzar tal meta y para la adquisición de herramientas para nuestra propia defensa (sea libros, una lengua de plata, nuestros puños o una sexy Beretta APX 9 mm.). Por supuesto, no iba a decir “compren un arma y ya”. 

Aunque, ¿Saben qué?:

Hablemos un poco sobre las máquinas de hacer agujeros

Las armas de fuego parecen un tema picante siempre, y yo misma estuve en contra por bastante tiempo…cuando creía en el pacifismo. Sí, son herramientas, pero a diferencia de una escoba (que también puede ser usada como arma), su propósito es muy específico: hacer un agujero y que de ese agujero salga sangre. Sí, pueden matar. Sí, se usan para matar. Hay que ser idiota para decir que no, y hay que ser idiota para creer que cualquiera que recomiende usar un arma no remienda también constantes cuidados y el entrenamiento adecuado. Las pistolas tienen una característica también, la cual es su facilidad. La maestría sobre el propio cuerpo puede llevar años, a diferencia del manejo de un arma de fuego, y personas más informadas que yo pueden hablar más al respecto.

También son costosas, y no son fáciles de conseguir. Cada persona es libre, después de todo, de elegir que método elegir para salvaguardar su propia vida, y siempre tiene que ser de forma lo más responsable posible. Siento que estoy diciendo una obviedad, pero mejor aclararlo, no vaya a ser que piensen que avaló la adquisición ilegal de taladros. 

Pero la cuestión es simple, si lo redondeamos. En las situaciones que describí al comenzar este artículo, tenemos siempre la opción de defendernos, que pueden resultar exitosas, o puede que no. De cualquier forma, una opción es no hacer nada y dejar que lo que nos pase, nos pase. La alternativa es saber defendernos o siempre tener actualizados nuestros testamentos. No sé, elijan ustedes. 

Si quieren profundizar más sobre este tema, les recomiendo también ver el video de Contrapoints al respecto:

La Ciencia Gay & Casados con Hijos

Es cómo una rutina, una repetición constante. Como un programa de televisión donde repiten los mismos capítulos una y otra vez. Cómo un día de la marmota. Con suficiente variedad de los mismos para que no aburran, para que parezcan artificialmente “nuevos”, pero los mismos al fin y al cabo. Cuando estos se repiten, sabemos qué va a pasar, sabemos cuándo viene “ese momento” que tanto nos emociona. Ese momento icónico.

Con el fenómeno de la mass media, donde la TV era el principal centro de entretenimiento de una época que ya está muriendo pero que se rehúsa a morir, es clásica la formula de la repetición de programas. Argentina no está exenta: toda una generación plantada frente a la pantalla viendo repeticiones de los mismos programas. Estos programas no quedan en el vacío, quedan implantados irreparablemente en nuestra psiquis. La TV afectó a millones de personas en su modo de relacionarse y en su modo de ver el mundo, puesto que ese es el efecto que tienen los consumos culturales.

Dos casos que creo que merecen análisis son Los Simpsons y Casados con Hijos (versión Argentina), transmitidos hasta el cansancio en el canal Telefé. Elijo esos porque se me canta y porque además tienen puntos en común además de la repetición. (Podría aludir a la “Married With Children” original, pero no enriquece el análisis y me parece una cagada en cuatro tiempos). Ambas son familias constituidas de un padre, una madre y sus hijos, donde cada miembro tiene características distintivas. Y se establecen en períodos muy similares. Antes de que me vengan a agitar con que Los Simpsons es más vieja y sigue en transmisión, quiero aclarar a que me refiero a las repeticiones, las cuales son mayoritariamente desde la temporada 3 (año 1991) hasta la temporada 16 (2002), dónde a partir de ese año comenzaron los problemas de doblaje los cuales fueron tomados con rechazo por el público, y donde además comienza a gradualmente a cambiar el tono de la misma serie, comprensible con la entrada al nuevo siglo. Casados con Hijos en cambio toma lugar en los años 2005 y 2006, y han sido repetidos sus episodios desde entonces. Casados con Hijos, por supuesto, no es tan repetida como los Simpsons, que hasta hoy en día sigue siendo repetida los fines de semana a partir del mediodía.

Conexiones rebuscadas

Ambas familias luchan constantemente con problemas casi aleatorios soportando además las cargas de pertenencia a una clase media aspiracional (contextualizada dentro de su país de origen, puesto que no era ni es lo mismo ser clase media en argentina del 2003 que en Estados Unidos del 91 en adelante – de hecho, la familia amarilla lo tenía mejor). Siempre soñando con una vida mejor mientras los padres de familia tienen que cumplir un horario laboral en un lugar de trabajo poco gratificante, las amas de casa ridiculizadas (pero de forma distinta), y los hijos yendo a la escuela y teniendo problemas que de un modo u otro terminan afectando el equilibrio de la familia.

Los arquetipos de los personajes son el punto fuerte de ambas tiras, puesto que es en ellas y en sus circunstancias que el televidente se identifica. Ya mencioné al padre de familia explotado, representados en Homero y Pepe, ambos parecen “chapados a la antigua”, ambos vieron sus vidas truncadas repentinamente debido a que preñaron a la novia, si me disculpan el dicho (no lo hagan). Es el típico hombre adulto al borde de la crisis de la mediana edad constantemente frustrado, ambos tratando de aliviar sus vidas con el humor que puedan, sin importarles mucho a quien se llevan por delante y teniendo que arreglar las cosas cuando ya es demasiado tarde. Jugando al “padre sacrificado” que se desvive por su ingrata y estrafalaria familia, para la cual hace lo que puede, con más desaciertos que aciertos. Ambos toman la primera oportunidad que pueden para escapar de su realidad.

Después tenemos el caso de Marge y de Moni. Marge es una ama de casa dedicada al cuidado de su hogar hasta el punto de la histeria, rezongando cada dos por tres (ese es su chascarrillo, por supuesto), más que la voz de la razón, es un obstáculo que los demás miembros deben sobrepasar. Moni es el caso demonizado de la ama de casa, sentada siempre haciendo nada, sacándole plata a su marido mientras compra compulsivamente. Más que un reflejo de la realidad, es un simulacro de la imagen negativa que se tenía (tiene) de las mujeres que se quedan en la casa a “hacer nada” mientras reclaman que hacen de todo y que el resto simplemente no lo aprecia.

En el caso de su progenie, tenemos diferencias más que nada basadas en la imagen que se tiene de la familia en los diferentes contextos geopolíticos de cada lugar. Bart es un niño revoltoso, el típico “boys will be boys” que se mete en problemas y es un dolor de cabeza para su madre mientras es alentado por su padre. Lisa es una intelectual dedicada a leer libros, hacer música, y decirle a los demás qué hacer desde un discurso “progresista” (no lo voy a decir muy alto porque capaz liga un tongo). Son niños, puede ser esa la gran diferencia con Paola y Coqui, donde una es una adolescente, de nuevo, un simulacro de las jóvenes argentinas que se concentran más en estar buenas que en cultivar su inteligencia, representación clara de la degeneración de la sociedad y de “cómo los valores se van perdiendo”. Coqui, por otra parte no se caracteriza por otra cosa que por tener ganas de ponerla todo el tiempo, sin éxito debido a su personalidad, incapaz de ver más allá de su deseo libidinoso. Si YouTube hubiera sido tan popular e integrado en la sociedad como lo es hoy en día, seguro seguro hubiera sido libertario línea Laje.

¡Incluso tenían unos vecinos modelos a los que envidiar! Ambos los Fuseneco y los Flanders se veían como aquello que las familias correspondientes se esforzaban tanto por lograr. Los Flanders eran envidiados por tener “una familia perfecta y funcional” ligada a sus altísimos niveles de pureza y devoción cristiana. Eran mejores porque eran más creyentes. Los Fuseneco eran más particulares; eran mejores porque tenían una mejor calidad de vida debido a que ambos eran empleados bancarios. Dardo era la frustración de Pepe, no porque simplemente tuviera mayor poder adquisitivo, sino porque era, en términos simples, un Chad que nunca dejó de estar mamadisimo y siempre tuvo levante y garchó cuanto pudo, a cambio de dedicarle cuidado a su cuerpo con cremas exóticas y leer libros de poesía, lo cual al parecer no era enteramente su deseo, sino un deseo castratorio de su esposa, que buscaba una feminización que era comparable al sometimiento. No lo digo solo por decir, ¿Qué es María Elena, sino la caricatura de toda feminista para el ojo popular? Una loca gritona constantemente queriendo ocupar su lugar a través de ridiculizar a los demás por no ser lo suficientemente correctos. La caricaturización de su feminismo llegaba también a una especie de masculinización de su personaje, dónde siempre vivía enfierrada, era intimidante o mostraba su poderío a través de grandes consumos de alcohol. Honestamente, I have no choice but to stan.

Lenguaje

Siempre, por supuesto, los episodios ocurren “en algún lugar del tiempo” alrededor del comienzo del siglo, modificando nuestra perspectiva de cómo ocurre el mundo. Es notable que en ambas series no existe el internet o los celulares más que como algo anecdótico que poco tienen que ver con su forma de relacionarse con el mundo. Sus chistes son entre los más recordados y también enaltecidos desde una nostalgia por una época pasada, pero reciente.

Los Argento, por supuesto, son una versión más loca, más representativas de las penurias de una familia que no llega a pagar las cuentas y una casa decorada con el paso de los años cómo se podía. Los Simpsons son una versión más idealizada porque, a pesar de su clase social, tenían dos autos y Marge siempre llegaba con bolsas repletas del mini-super, ¿Quién no prefiere eso?

Varios neologismos que se originaron en Los Simpson han entrado en la lengua vernácula popular. Mark Liberman, director del Linguistic Data Consortium, comentó:

“Los Simpson aparentemente han reemplazado a Shakespeare y la Biblia como la mayor fuente de modismos, eslóganes y otras alusiones textuales de nuestra cultura”.

El chascarrillo más famoso de Homero, su gruñido “¡D’oh!” es tan ubicua que ahora aparece en el Oxford English Dictionary, pero sin el apóstrofe. En el caso Argento, es común que a los perros se los llame Fatiga, a pesar de tener poco en común con la perra rubia utilizada en la tira. Estos son sólo unos cuantos ejemplos de cómo miles de frases graciosas o escenas divertidas han afectado una generación entera. Pero las comparaciones no terminan allí. Los personajes mismos son fácilmente identificables con alguien que conocemos, o nosotros mismxs podemos identificarnos inclusive en cualquiera de ambas familias. Ambas son fuentes inagotables de memes, y los memes también son un reflejo del mundo. Nos mantienen en el mismo tiempo, en la misma vorágine.

Con respecto a esto, Zizek, en En defensa de las causas perdidas

Ay no, trajo a Zizek

…nos hace un análisis exhaustivo sobre las formas del lenguaje cómo un agente “totalizador”, dónde el lenguaje en si mismo es la conquista. Ambas familias que utilizo en este análisis establecen signos comunes, que quedan por fuera ya de las familias mismas, y son adoptadas por todo el resto. Dicho de otro modo, ¿Quién no se ha identificado, al menos un poco, con las condiciones de trabajo de Pepe en atención al público, dónde debe atender a clientes caprichosos que te apuran y te tratan tan mal hasta que en un momento pensás “genocide is good, actually”, o con un jefe explotador hiper-capitalista que te deshumaniza y que sabés que si renuncias, corres el riesgo de dejar a tu familia en pelotas, por lo tanto resistís a pesar de que el trabajo es tan tedioso y a veces sentís que simplemente estas apretando botones como una máquina?

¿Apología a la seguro super efectiva Ley Antidespidos?

¿O los deseos anarquistas de Bart de romper las reglas, de ir en contra de los establecido, de tener el control sobre tu propia vida, o con la seguridad de Lisa de encontrar siempre “que es lo correcto”, tratando de siempre anteponer la razón a lo sentimental, en buscar una salida en las expresiones artísticas en un mundo donde te descalifican por tratar de pensar por ti mismx? Es una postura profundamente espiritual si lo piensan detenidamente.

[INSERTE CHISTE FÁCIL SOBRE ALGUNA CRISIS DEL PAÍS AQUÍ]

ETERNAL Y2K CULTURAL TIME-TRAP FOVEVER

Cuando alguien se toma el terrible trabajo de hablar sobre cultura/política se encuentra en el incómodo lugar y en el gran infortunio de un día despertarse y decir “quiero hacer un comentario sobre esto” para luego darte cuenta que ya hubo otras quinientas mil personas que ya hicieron eso que pensabas hacer, con las palabras que querías usar, con interpretaciones disparadas a cualquier lado. Eso claro, si unx es tan humilde cómo para bajarse del pony y darse cuenta de que tus palabras no son únicas ni originales.

En estas columnas ya se ha hablado de lo irrelevantes que resultan estas discusiones, dónde ya sea un ricachón tirando un cerdo desde un helicóptero, una panelista diciendo o haciendo incoherencias en un programa, un entongado político que avala actuaciones absurdas, un concursante en un reality con un pasado oscuro, o una senadora tomándose fotos ridículas clamando por la unión del país, o un analista despistado que se dedica más a “domar” a base de gritos e interrupciones a cualquiera que se le cruce, o periodistas llamando a una figura polémica para darle un micrófono al mismo tiempo que lo usan de excusa para llorar por haberle dado entidad, todo eso una maquina repetidora, cómo el gag del sofá de la familia amarilla, o Pepe llegando del laburo con su esposa diciendo “cafecitoooo”. Parecen diferentes, pero son siempre lo mismo. Figuras caen, acontecimientos que parecen una joda ocurren, y todo el mundo ya se sube a un podio a hablar de “las formas correctas”. Estas figuras/sucesos ocurren, y dos semanas atrás quedan en el olvido porque fueron reemplazados por otras figuras/sucesos, en un ciclo sin fin.

¿No es acaso, al menos de modo ejemplar, la popularidad de Casados con Hijos y Los Simpsons una representación de lo mismo? Acontecimientos ocurren fuera de nuestro control, y simplemente reaccionamos en repetición. Nosotros también somos Los Simpsons y/o Casados con Hijos. Somos el gag del sofá, somos el golpeteo en la puerta seguido del grito “¡Si sos Dardo o María Elena pasá!”. Toda producción cultural no se sale de los mismos esquemas, y hasta los posters de las películas se ven todos iguales. Estamos atrapados en un loop atemporal donde siempre se producen de forma parecida, con las mismas conclusiones. Ya vemos a Pepe y sabemos lo que va a decir, ya vemos a Bart y sabemos lo que va a hacer. No logramos ver eso en nosotros mismos. ¿Carecemos de un meta lenguaje, o estamos tan domados por las formas repetitivas que ya no podemos concebir una forma de salir de éste debacle?

Palabras de cierre

Jean Baudrillard, en Cultura y simulacro, se refiere al caso de los Loud, una familia modelo seleccionada para un reality tv en 1971, la cual se desmoronó irremediablemente durante los meses de filmación:

“Se acabó el imperativo de sumisión al modelo o a la mirada, «USTED es el modelo», «USTED es la mayoría…» Tal es la vertiente de una socialización hiperrealista donde lo real se confunde con el modelo, como en la operación estadística donde lo real se confunde con el médium, igual que en la operación Loud. Éste es el estadio ulterior de la relación social, el nuestro, que no es ya el correspondiente a la perspectiva (represiva) ni a la persuasión, sino el correspondiente a la disuasión. «Usted es la información, usted es lo social, usted es la noticia, le concierne a usted, ¡usted tiene la palabra!, etc., etcétera». A causa de este cambio resulta imposible de localizar cualquier tipo de proceder (del modelo, de la mirada, del poder, ni siquiera el proceder del médium en el caso de los Loud). Ya no hay punto focal, no hay centro ni periferia, sólo queda el médium, pura flexión o inflexión. Se acabaron la violencia y la vigilancia: la «información», virulencia secreta, reacción en cadena, implosión lenta y simulacro de espacios y de perspectivas donde viene a jugar todavía el proyecto de lo real.”

La metáfora de Anders, el mago aceleracionista

“Éste es el problema con las metáforas y los pensadores.

Un granjero no puede entender la verdad acerca del Creador, así que se le enseña que el Creador es un hombre, pero grandioso.

Un mago aprende lo mismo, lo interpreta como demasiado simple, y se siente inteligente por darse cuenta de que no es una verdad literal.

Pero una metáfora no es una mentira. Es una herramienta para ayudar a la gente a entender algo que está más allá de ellos…y tal herramienta es necesaria.”

-Madre Giselle, Dragon Age Inquisition

Cuando empezamos a hablar de formas de enseñar sobre distintas realidades, a veces podemos encontrarnos en lugares inesperados, y a veces en lugares ambiguos.

Zizek ya trata este tema en gran medida en En defensa de las causas perdidas. No para de citar obras de ficción, tanto clásicas cómo contemporáneas, donde la ficción sirve como un vehículo, una metáfora de lo que se está hablando, del conflicto que deben enfrentarse los personajes, normalmente retratados dentro de un marco político predeterminado. Éste mismo utiliza el ejemplo de la película Titanic, la cual no trataba sólo sobre un barco que se hunde, sino también sobre una pareja que desafía lo dictado según sus status sociales, y por debajo de todo eso, la búsqueda de identidad del personaje de Rose, que utiliza a Jack como andamio para reafirmarse. Su propia autopercepción dibujada bajo los parámetros de su amante. El iceberg es sólo una metáfora: Son los ojos de la sociedad que condena su relación, es la pregunta “¿Segura que esto es lo que sos?”.

Por supuesto, sabemos que los videojuegos no están exentos de esto, sin importar mucho si se trata de un título triple A o de un juego indie. Y en concordancia con la recurrente corrección política y la libertad del nivel adquisitivo que adquieren ciertas empresas, muchos más títulos se están desviando de la ya clásica formula del hombre blanco heterosexual como protagonista. Nuevamente queremos recordarles (por las dudas viteh), que esto no es por un plan maléfico (¿y secreto?) de Soros. Son las empresas queriendo ampliar su terreno, capitalizar más consumidores.

Dragon Age, desde sus orígines, se mantuvo “abierto de mente” con respecto al feminismo y a personajes LGTBIQ+. De por sí, una de tus seguidores, la candente pelirroja llamada Leliana, es abiertamente lesbiana – y además es una especie de monjita… siento que esto cumple las fantasías de alguien. En la tercera entrega, Dragon Age: Inquisition, aparece un hombre trans, con aún más desarrollo por parte del mundo para dar por entendido que “las personas trans siempre existieron”. El género de los personajes no parece tener un gran impacto en su vida. Si bien muchos otros títulos se ponen el sombrero “voy a homosexualizarlo todo” de forma explícita, la saga de Dragon Age se destaca por el hecho de que estamos hablando de una trama que trata sobre un mundo de fantasía medieval, con dragones, magos, reyes e iglesias.

Pero ir de frente con nuestra diabólica agenda de convertir a gamers de 14 años en travestis no es una metáfora. De hecho, Dragon Age no tiene miedo a decir “tenemos lesbianas”. Lo dice fuerte y claro. Al hacer esto, toma una posición.

Dragon Age, por ahora, se compone de tres entregas, y si bien el universo se ha expandido más allá, a otros formatos, me centraré en las entregas de videojuegos. Su posición ideológica, si bien se muestra explícita en su tercera parte, Inquisition (bien podríamos hacer un desfile con la cantidad de desviadxs en ese juego), también tiene una desventaja: Se encierra en sí misma. ¿Qué quiero decir? Que de repente, al declarar que tenés un personaje gay, tenés que tener un foco sobre su homosexualidad de alguna forma. Su existencia tiene que estar justificada. Es un poco contradictorio que nos encontremos en un mundo donde siempre hubo otras relaciones además de las heterosexuales, y sin embargo, haya que explicar qué son las relaciones homosexuales. De repente, “hablar de ciertas cosas” es el monopolio de una minoría.

Contradictoriamente también, esto no ocurre en la entrega anterior. En Dragon Age II se recurre a herramientas muchísimo más sutiles, no se recurre a ésta monopolización – y en mi humilde opinión,se logra hacer que el mensaje llegue mejor. Para esto, debo empezar a hablar sobre Anders, pero antes de hablar de Anders, tengo que hablar sobre su contexto.

El régimen autoritario de los círculos

Ser un mago en el universo de Dragon Age no es muy divertido. De hecho, todo lo contrario. Es algo con lo que nacés. Cuando tus habilidades mágicas se manifiestan, la institución religiosa de éste universo (con sus respectivas similitudes a la iglesia católica: tiene un Dios, un profeta, mandamientos del tipo “la magia debe servir al hombre”, etc.) manda a su brazo armado: Los templarios. Estos te separan de tu familia casi instantáneamente y te envían al Círculo: la institución encargada de formar a los magos. Cada círculo son diferentes, pero comparten varios aspectos en común. Son instituciones dedicadas a contener/encerrar a los magos (de por vida).

Los templarios saben en todo momento la ubicación exacta de los magos, debido a que al entrar al círculo se les quita parte de su sangre y ésta es conservada celosamente en “filacterias” (¿Por qué me suena tan familiar?). Los magos pierden todo título, deben estar siempre a la vista de los templarios, los cuales tienen prohibido fraternizar con los magos. Los magos, dentro de los círculos, pueden ascender dentro de la institución misma, pero siempre estarán bajo la bota de la capilla y los templarios. No es raro escuchar de magos que tratan de escapar. Si eso llega a ocurrir, los templarios tienen la libertad de hacerte “tranquilo”. ¿Qué quiere decir esto? Es básicamente una lobotomía: Toda emoción, toda capacidad de soñar, es reprimida, de esa forma, pierden toda la posibilidad de hacer magia. Tiene su mecánica, pero a grandes rasgos, esa es la función. Los tranquilos siguen estando en el círculo, haciendo tareas más mundanas, casi dedicadas al mantenimiento, siguen confraternizando con sus antiguos compañeros magos, a pesar de que toda conexión con ellos ha sido aseverada.

La chispa

El personaje de Anders se desarrolla dentro de éste contexto. Él logra escaparse de su Círculo, (efectivamente siendo declarado un apóstata: un mago que está fuera del control de la Capilla) y, tratando de alejarse lo más posible, termina en otra ciudad cruzando el mar: Kirkwall, dónde los templarios son aún más sádicos, llegando a convertir en “tranquilos” a los magos del circulo por cosas tan triviales cómo contestarle a un templario, reclamar mejores condiciones, conocer a otro apostata y no dar su ubicación, o porque simplemente un mago no les calló bien. Un templario en particular llegó a proponerle a la cabecilla de la Capilla en convertir a todos los magos del mundo en “tranquilos”. El plan fue rechazado, pero no se tomó ninguna medida, ni hubo represalias por siquiera sugerir que a un grupo de personas se les lavara el cerebro. En los pocos casos donde una persona ha regresado temporalmente del estado de “tranquilidad” describen la experiencia cómo una tortura, dónde las canciones no tienen melodía, ya no existen los colores, y ni siquiera hay sabor. Es un estado depresivo controlado.

No es difícil trazar paralelismos entre el mundo en el que tiene que vivir Anders y nuestro propio mundo. Gran parte de las problemáticas sociales que plagan nuestro día a día se ven metidas (a veces a la fuerza) en todos nuestros consumos culturales, siendo Dragon Age uno de ellos. Si nos ponemos a mirar de cerca, y a hacer conexiones, veremos que en tales circunstancias, no hay muchos puntos grises. Vivir en el círculo de Kirkwall significaba vivir en un campo de concentración. En un mal día te podían hacer una lobotomía simplemente porque jodete. Obviamente los magos no estaban muy felices con esto, la magia (y ser mago) era, en la práctica, ilegal. Nadie quería vivir en el círculo en esas condiciones, por lo que varios magos (los apóstatas) escondían sus habilidades.

Cuando nos encontramos con Anders, él está en la parte más empobrecida de Kirkwall, ayudando a los refugiados con sus heridas y enfermedades. A medida que lo llegamos a conocer más en profundidad, y hasta tenemos la opción de tener un romance con él, ya seas hombre o mujer, y tiene unas reacciones muy particulares sí también eres un mago apostata, y aquí es cuando la cosa se pone interesante.

Durante su relación, Anders hace constantes referencias a su condición, sin embargo, no logramos discernir a primeras si Anders está hablando de la persecución que sufre por mago o por estar con un hombre. Sus reacciones no son muy diferentes si estamos en un romance con Anders siendo hombres o mujeres (aunque en una escena Anders muestra aún más enojo ante la idea de “perder a su amor” o “que los Templarios ganen”, que, realmente, en éste caso vienen a representar lo mismo). Anders no quiere sentir vergüenza por ser lo que es. No quiere que lo persigan por lo que es. Quiere la liberación de todos los magos, que todos puedan ser libres, y que, de paso, él pueda ser libre con su amor. Las opresiones se mezclan de tal forma que ya no se distingue una de la otra.

¿Son (únicamente) víctimas?

Aquí también yace un problema, porque muy a propósito omití una terrible verdad la cual es que los magos si son un problema que debe ser tratado. Cuando mencioné anteriormente que a los magos se los descubre, se los descubre normalmente de forma dañina. Se despiertan a mitad de la noche con su cama congelada, o en un estallido de furia infantil le incendian el cabello a alguien que los esté molestando, o en el peor de los casos, pueden ser poseídos por un espíritu, lo cual puede ser devastador. Si bien la Capilla se encargó también de propagar esta afirmación de que los magos son peligrosos, esto llevo a varios magos a odiarse a sí mismos, algunos incluso a elegir la “tranquilidad”, (¡Los paralelismos con el mundo real no paran! Bien podríamos decir que la “tranquilidad” era una terapia de electroshock), es también verdad que los magos pueden potencialmente ser una amenaza. “No sabes quién puede ser un mago, hay que matarlos a todos mientras aún sepas quienes son” es una frase que se menciona durante la saga, que retrata de excelente forma tanto el pensamiento de los Templarios cómo de los reaccionarios de derecha de nuestro propio mundo.

Al final, Anders toma una decisión. Sabe que los magos están entre dos abismos: o ser “tranquilos” o ser ilegales. Ilegales ya lo son en la práctica, y la constante presión casi “gran hermano”-esca de la situación hace que los Magos recurran a métodos ilegales o para poder escapar de Kirkwall o para vengarse de, normalmente, algún templario abusivo.

La situación era límite, entonces el propio Anders decide acelerar las mismas contradicciones que presentaban el círculo, la capilla y los templarios, al hacer explotar con magia la capilla de Kirkwall. La durísima caballero-comandante, ante esto, decide llamar al “derecho de anulación”, (derecho a matar a todos los magos, literalmente), el cual se invoca para con los magos del circulo que estén vigilando los templarios de cada ciudad. Anders ni siquiera era de un Círculo. Era un marginado, un apostata, vivía escondido, pero él sabía que eso no importaría: por las acciones de un mago cualquiera, juzgan a todos los magos. El “derecho de anulación” no es más que declarar a viva voz lo que nunca se atrevieron a decir los templarios en voz alta por “corrección política”. Iniciándose así, oficialmente al menos, la guerra entre Templarios y Magos, una guerra que duraría cinco años, y permitió que entre todo el caos surja la Inquisición. El destino de Anders es dejado en manos del protagonista.

La metáfora, sin embargo, tiene el peligro de ser malinterpretada. Al mismo escritor no le tembló la mano cuando tuvo que escribir a los personajes, no le tembló el pulso cuando dijo “éste personaje se acuesta con cualquier género”. Sin embargo, a algunas personas les pareció demasiado controversial un Anders bisexual.

No tenían problema con la parte de tener un romance con mujeres, sino que les pareció demasiado “superficial” cuando el romance era con un hombre. Llegó hasta tal punto que hicieron peticiones para que el escritor renunciara, alegando a la clásica “esa no es la representación que necesitamos”. Las líneas de desdibujan nuevamente. ¿hasta qué punto Anders realmente representa a las personas que disfrutan de la compañía de más de un género? ¿hasta qué punto te representa un hombre desfavorecido, roto, perseguido, que intenta ayudar a los demás, incluso a costa de su propia vida? ¿Hasta qué punto te representa un hombre que puede hacer que salga fuego de sus manos, que puede lanzar estacas de hielo hacia sus enemigos, y que con un chasquido de dedos puede hacer volar el edificio dónde se aloja quien puede dar la orden en cualquier momento de matar a todos los que son como vos?

Anders no te representa sólo porque puede hacer el amor con tu personaje ya sea femenino o masculino, sino porque sufre por ser quien es, y sabe que no es su culpa. Sabe que puede hacer cosas extraordinarias, sabe que a veces hay que tomar decisiones difíciles, pero también sabe que a veces “no hay nada que perder, excepto las cadenas.”

Bueno, entonces ahí podrían decir “pero yo no soy un mago. Yo no puedo hacer cosas extraordinarias, ni lanzar fuego, ni hacer estallar los edificios donde están los poderosos”.

A lo que yo respondo: Si, podés.

Soy conservadore.

(Nota: leí de vuelta lo que escribí y sueno a vieja chota, pero me hago cargo de las criticas)

Por mucho tiempo he buscado ser consistente con las cosas que creo, una tarea titánica teniendo en cuenta la cantidad de boludeces que se hablan todos los días, boludeces con un megáfono, gracias al mundo hiperconectado que tenemos hoy en día, donde no se logra dimensionar las escalas, al ser todo tan inmediato. Pero es una ilusión, cuando tenemos en cuenta la disparidad en cuanto al acceso tecnológico. Obviamente gente con más recursos y que no se tiene que preocupar activamente por su supervivencia son una mayoría activa en La Conversacion®. Imaginá que vas a una fiesta dónde uno de los invitados no tiene zapatos y el resto de los invitados van en monopatín eléctrico. Obviamente en esa fiesta la persona sin zapatos va a tratar de no llamar la atención a que no tiene zapatos mientras el resto se va a quejar que, ahora que ya tienen monopatines eléctricos, no vinieron en el color que les gusta, ¡el escandalo! Ese es el estado de la conversación, y me disculpo si la analogía fue burda.

Noticieros, programas de radio, publicidades, mensajes del gobierno, el contenido de internet, constantemente bombardeandonos con informacion muchas veces innecesaria y que traen a colación disputas sobre la nada que parecen épicas. Me atrevo a hacer una comparación con respecto a la educación, donde metodos actualizados y medidos en cuanto a la transmisión de informción muestran que los estudiantes no pueden escuchar a un profesor hablar seguido por más de 10 minutos sin comenzar a distraerse. Eso es en el aula, donde hay una predisposición psicologica de antemano donde uno se posiciona en el lugar del estudiante y vas ya mentalizandote en el tipo de ejercicio mental que requerirás. Quitá ese contexto, y el deficit de atencion se incrementa de forma masiva.

Otra comparación burda: ¿Que pasa si vas a una fiesta, luego a otra, luego a otra, y así sucesivamente? Agotamiento, por supuesto, en algun momento pasa factura la cantidad de sonidos fuertes y luces colorinches que podemos soportar sin empezar a sufrir algún daño cognitivo. Mis declaraciones acá no son para nada un llamado a apretar el boton de apagado a toda la tecnologia de la comunicación (y tratemos de no pensar en ello, por lo imposible), sinó más bien una invitación a retirarnos un poco, ir a un lugar silencioso, esperar que nuestros ojos se acostumbren a la luz solar y deje de sonar ese horrible pitido en los oidos que te queda cuando estuviste mucho tiempo en el boliche. Tenemos que, de vez en cuando, conscientemente parar y preguntarnos “¿que estoy haciendo?”. Si no lo hacemos nosotros concientemente, nos veremos obligados a hacerlo, y tal vez el aprendizaje que tomemos y las consecuencias que debamos enfrentar no sean las mismas. Meditá.

Así que, parando un poco, me encuentro preguntandome que son las cosas que creo y porqué. Supongo que tambien es un signo de los tiempos el echo de que tenga que pararme a pensar porqué creo en algo. No creo que la situacion de crisis global a la que forzosamente estoy expuesta sea la unica culpable, sinó por el tipo de persona que soy.

Nacida en el ’92, crecí durante el menemismo en una familia que en ese momento gozaba de buena salud economica (la unica vez que experimenté una buena economia fue durante la infancia, despues el 2001 para adelante nunca más). Sólo menciono esto para aclarar que la crianza que me inculcaron pueden estar afectadas por el contexto. No estoy excusando ni elevando nada, ni es mi intencion invalidar ninguna otra crianza de otras familias. De echo creo que los valores que defiendo no están atados necesariamente a tu standard de vida. Aunque diciendo eso…depende eh, si no tenés un peso, ni soporte, ni nada, pero querés vivir, si, robá. ¿que puedo decir? defiendo la vida, y espero no ser muy controversial al sugerir que hay personas (poderosas) que sólo dicen defenderla para ganar votos y no porque realmente les importe.

Ya entramos en terreno escabroso. Es que sí, defiendo la vida. O más bien, defiendo vivir. Sé que no hay ninguna ley del universo que especificamente diga como deben ser los humanos. Medio que hicimos, y hacemos, lo que nos sale. Todo es improvisado, y lo respeto. Sin embargo, defiendo que teniendo las capacidades que tenemos (y tomando en cuenta el daño y los beneficios. humanity is neither good or evil) deberiamos tener un standard de calidad de vida. Más que nada porque 1) si garantizas una calidad de vida totalmente alienada del resto de la mayoria de la población, sólo trae miseria, muerte y destrucción por generaciones y generaciones, y 2) Una persona que tenga un futuro asegurado (sea cual fuere, defiendo la libertad tambien) es más capaz de propulsar la humanidad con sus ideas, con sus perspectivas y con sus metodos, unicos de esta persona. Sonará casi religioso que algún dia vengan mesías a llevarnos a una nueva era, pero tal vez es el precio que pago por creer y amar profundamente a la humanidad, sabiendo perfectamente que a veces es un perro que te quiere saltar al cuello (tal vez me quiere saltar al cuello porque no tiene para comer, como suele sucederle a los humanos).

De vuelta, tal vez sea por mi crianza. Muchas veces me dijeron que estudie, que estudie, que estudie. Y durante mi infancia recompensaban mi curiosidad y mis ansias de aprenderlo todo. Me interesaba (y aun me interesa supongo) las civilizaciones antiguas, la ingenieria, los dinosaurios, el arte, el espacio. Cosas que te gustan de pibe y que les dicen a los pibes que les tienen que gustar. “cualquiera sea el camino que tomes, te apoyo” me decia mi viejo. Claro, el se referia a lo profesional. Cuando te hablan de libertad, parece que tambien es un relato, una mascara, porque en realidad parece ser que se refiere a un oficio, cualquiera sea, que traiga guita. Ta bien, vivimos en un mundo donde se necesita guita, pero eso es someter masivamente la libertad según otros intereses que obviamente siendo infante no podés nisiquiera conceptualizar. De echo, reconozco que la libertad es un aparato ideologico, ya que el ejercer mis libertades como bisexual y para colmo trans (y el peor tipo de trans, aquél que no se decide entre hombre o mujer) vinieron con un costo impresionante que de echo limitan drasticamente la libertad. No sólo laboralmente (¡Hay gente que creé que no te miran de arriba a abajo a la hora de contratarte!) sinó tambien obviamente en el ambito personal. No vivimos en ese paraiso progresista al que tanto dicen que llegamos. Ya mencioné la pobreza, no necesito mencionarla de vuelta. Dificil pensar con calambres en el estomago o con el cuerpo cansado. Dificil aceptar los cambios si los cambios parecen ser augurio de miseria.

Soy la que en un grupo de gente pide que si hablamos de algo serio, nos escuchemos entre todxs, respetando los turnos para hablar en la mayor medida posible, si hay buena fe e interpretaciones caritativas al respecto de lo que la gente dice, porque creo en el dialogo y en el intercambio de ideas (sé que sonará republicano de mi parte), y por eso aborresco la politica argentina contemporanea, que no puede estar más alejada de los valores que defiendo. Y hablando de Argentina, si, tambien amo a la Argentina. No digo que si tenés las posibilidades no te vayas del pais (tanto temporal como permanentemente). ¿Tenemos una vida, porque pasarla enteramente dentro de los limites imaginarios que establecieron muchisimo antes de que nacieras? Pero reconozco que eso limites existen, y que la gente que está dentro de esos limites (mis limites, de mi pais) tienen un aguante, una picardia y compartimos los mismos traumas. Somos una gran familia complicada que aún trata de organizar un asado el domingo. No amo mi pais por su suelo, nisiquiera por sus biomas (de los cuales tenemos una variedad que otros paises deberian envidiar), sinó porque estamos juntos. Que se yo, capazArgie se balcaniza, y de repente ya no compartiremos mucho con los patagonicos (o con Mendoza, juas!), pero aun así, les deseo buena suerte, como a un amigo que se va a vivir a otro pais. Nos hablamos por internet.

si, tambien defiendo la familia, porque me preocupan quienes las integran. No creo en la abolicion de la misma, o de echo, no creo que el concepto sea de por si maligno, atado a un monton de aristas y de escalas de poder que dependiendo del contexto pueden variar. De echo creo que las familias son parte de las comunidades, y prefiero ver a las comunidades como añadidos a la familia. Una familia más grande. Ya de por si deberia quedar claro que no hablo de una cuestion sanguinea (pero claro, la mayoria de los hijos vienen por parte de sangre). Tuve una infancia (y vida) complicadas, y porque defiendo a las familias creo que no deberian pasar por ello. Defiendo que los niños exploren lo que se les antoje, y a los audltos quye se pongan las pilas un 300% más (pero para eso debemos habilitar que los adultos responsables tengan el tiempo, los conocimientos y los recursos para hacerlo. Creo en el trabajo, pero no que debas morir trabajando). Porque a pesar de entender que esas dificultades son las que me hicieron la persona que soy ahora, creo que la mayoria de mis experiencias fueron irrelevantes, no añadieron nada en absoluto, y el entendimiento, o sentido, que les dí a esas experiencias…pude haber llegado a ellas sin pasar realmente por todo ello. But hey, that’s life. Como dije, todo el mundo está improvisando. Bueno, menos improvisación, menos reaccion, y más realmente pensar que nos mueve. Como dije, trato de ser consistente, seguro ustedes tambien, y nos puede salir o no. La disonancia cognitiva existe despues de todo, y a veces no encomtramos facilmente en donde nuestras ideas se contradicen. Pero trato de ser una manifestación de mis creencias.

si, entiendo que varios de estos puntos son habladuria conservadora. Pero la diferencia entro yo y ellos es que sé que los conservadores mienten. Les interesa la ilusion estetica de un mundo conservador, sin defender realmente ninguna de sus consignas. Te pueden decir “yo respeto a cualquiera” y en el mismo aliento decir “hay que matarlos a todos”.

Lo siento, yo si defiendo a la familia, la educación, la patria, y supongo que también soy un poco religiosa, pero no llamaré a Dios, de echo, no presumiré llamar a un ente o ley suprema que supuestamente dice como debe ser todo. Entiendo que es todo un acuerdo, y estoy de acuerdo con los valores que aseguren no solo la supervivencia de nuestra especie (de mayor a menor: de nuestra especie, de nuestro continente, de nuestro país, de nuestra provincia y de nuestra comunidad. Perdón si no presto atención a lo malvada que es medio oriente, no vivo en carne propia sus problemas, yo estoy acá y estamos en un lio) sino también la continuidad de nuestra trascendencia, con todo el conocimiento y principios que permitan que nuestra curiosidad sea saciada. Y si no compartís ésta necesidad, bueno, tené en cuenta que estoy hablando también de los conocimientos que nos permitan convivir, no estoy hablando de hacer más largas la operaciones matemáticas únicamente. Los que nos hace humanos es nuestra capacidad de trabajar juntos. A veces digo: Sabemos como viajar por el espacio pero no sabemos que hacer cuando una persona al lado nuestro llora. Si, se puede aprender. Y si, lo considero un deber aprenderlo, según mis creencias.

Y si no te gusta nada de esto, tal vez odies a la humanidad y realmente no te interesa nada más que seguir repitiendo consignas como loro hasta que mueras o te mate gobierno.

Si captaste los virtue-signals, good job, you win today’s discourse.

La naturaleza de los cuerpos

Éste no es tu típico post de “Todos los cuerpos son hermosos”, puesto que la de la belleza y la utilidad de ésta de los cuerpos en sí es lo que entra en disputa.

Los fenómenos sociales pertenecen a qué tipo de sociedad uno se encuentra, y el tipo de entramado en el que uno se encuentra contextualiza todos los fenómenos que se desprenden de este. El statu quo se conforma en lugares inesperados, que conforman el espíritu humano de tal forma que algunas personas prefieren que no se hablen de estos, porque son difíciles de tragar, porque dejan en exhibición y al desnudo ciertas fallas las cuales no se quieren arreglar, “es el sentido común” (más allá de que el sentido común esté ligado, justamente, a una serie de acuerdos y no es, como suele creerse, una ley universal). Si existe “la forma de hacer las cosas”, existe quienes rompen las reglas, y ni siquiera estoy hablando de minorías en este sentido. De todas formas, ¿de qué minoría estaría hablando? Si entendemos minoría como “personas las cuales no son como la mayoría”, tenemos que preguntarnos, ¿Cuál es esa mayoría?

Aludí a “las minorías”, pero las que suelen venir a la mente cuando se evoca la palabra son aquellas de color, orientación sexual y de identidad de género. Y ni siquiera es en todos los contextos dados, pero estas tienden a universalizarse teniendo como origen quien ostenta el statu quo, quienes no solo deciden quienes son las mayorías, sino la identidad que tienen estas minorías. Utilizando herramientas propagandísticas para alterar el sentido de las palabras. Cómo argumenta Agamben, lo que es relegado no es una circunstancia arbitraria, podemos preguntarnos si acaso no existen otras minorías. Los enanos, los pelirrojos, los intersexuales (remember those?), las personas en sillas de ruedas. Incluso podemos argüir que los combatientes de Malvinas son una minoría, puesto que representan una minoría en cuento a una característica o situación específica en la que transitan. Desde luego, la discriminación ocurre, ¿pero bajo que pretextos? ¿no es acaso la discriminación una forma de disciplinamiento? ¿No se está evocando acaso un ideal abstracto en cuanto a la condición humana, y, por lo tanto, son merecedores de castigo por no cumplir tal normativa? ¿se puede realmente seguir diciendo que es por una cuestión “natural” cuando en el tercer Reich se metía a los que no cumplían con esta normativa en cámaras de gas?

Pero las minorías que parecen suscitar más controversia no son los enanos, sino las ya mencionadas: color, sexualidad, transgénero, siendo impulsadas desde mecanismos de cooptación para impulsar ciertas medidas que, en apariencia parecen rectificadoras, pero sirven de excusa para hacer tratos por debajo de la mesa. No es mi intención culpabilizar a quienes desde estos sectores marginados buscan respuestas en quienes se suponen que iban a dárselas.

En defensa de esto, si debo conceder que muchas personas pertenecientes a estos grupos han logrado una salida. Una mujer trans en un cargo importante inspira, es innegable. Si logras que al menos una persona trans pueda desarrollarse y hasta llegar a puestos gerenciales, o impulsarle a terminar sus estudios, y bueno. Estamos viviendo en un contexto capitalista neoliberal, sí, pero no podemos hablar actualmente, en otros términos, y no se vive de rezos y milagros, y ya mucho mal pasan las mujeres trans en general. Pero tampoco seré ingenuo, porque la cuestión es que, para quienes realmente le importan los demás, que no termine ahí, sino que ese tipo de desarrollo sea accesible para todo el mundo, no sólo para una comunidad específica, y ciertamente para que se llegue a eso que no tenga que conformarse en todo sentido a un tipo de estética que incluya hablar bien de un gobierno en particular. Tampoco hay que creer que esto se limita solo a las personas trans, uso este grupo de ejemplo para darnos cuenta que esto altera nuestra percepción sobre todos los cuerpos.

Alguna vez he mencionado como la idea de salir con una muchacha joven es una idea casi de marketing, pero que esto no limite nuestra visión: todo grupo cooptado por el capitalismo tiene en venta su propia estética. ¿realmente creen que las empresas no conocen a su demográfica? Y hablando de…

Venta de cuerpos

La primera vez que un hombre famoso se mostraba completamente desnudo en una revista (pero cubriendo sutilmente sus partes íntimas) fue en la revista Playgirl, en el año 1972. El actor en cuestión fue Burt Reynolds, quien después se arrepintió de tal hazaña, debido a que consideró que eso “lo rebajó”, no pudiendo tolerar los comentarios al respecto.

La revista estaba destinada para la sexualidad de las mujeres, “ellas también disfrutan” diría quien tuvo la idea, Jenny Lambert, a la Playboy, la revista erótica dirigida hacia hombres. Por supuesto, no solamente había fotos de desnudos, sino también artículos referentes a la política, a la sexualidad, al control de natalidad, o el SIDA. No sólo eran mujeres las que lo consumían, sino los hombres homosexuales, en una época dónde la homosexualidad recién había sido sacada de la lista de enfermedades, pero no por eso contaban con algún tipo de libertad de goce bajo el ojo público. Como describe Raquel Piñero en su artículo “La tormentosa historia de ‘Playgirl’, la revista que se atrevió a desnudar a los hombres para disfrute de las mujeres”:

Lo cierto es que buena parte de los que consumían y estaban suscritos a la revista eran hombres gay, cada vez más. Frente a las publicaciones pornográficas dirigidas en concreto al sector, Playgirl era tolerable, permisible y tenía una fachada “respetable” que hacía que acercarse a comprarla –“es para mi novia”– no supusiese un motivo de vergüenza como sí lo era hacerse con alguna de las revistas de supuesto culturismo que publicaba la Athletic Model Guild o incluso en España la revista Party.”

En publicidad, la manera en que los cuerpos son retratados o posicionados tienen características diferenciadas según que cuerpo se retrata y, por supuesto, que se vende. El cuerpo masculino debe verse de tal forma para vender tal cosa, and so on. El cuerpo entonces se convierte en una comodificación de una estética, donde al parecer habla por nosotros. Si me permiten el atrevimiento, me parece un poco obvio que es mucho pedir que la forma en que posiciono mi cuerpo diga cuales son mis deseos mas profundos. O como si mi estética pudiera expresar visualmente cuales son mis mas terribles miedos.

Cualquiera sea el caso, las publicidades sirven para crear necesidades, y una vez presentada la necesidad, viene el producto a satisfacer esa necesidad. La imagen que nos presentan como debemos ser son los limites del lienzo, no una manifestación de libertad, y esto se vuelve claro al notar que nuestro cuerpo, nuestra imagen, nuestra estética, nuestro comportamiento, es compartimentalizada, vendida, reproducida y consumida no es propia. Lo que consumo, soy. Y no solo eso, todos los demás son.

Después de todo, la innovación no ocurre únicamente en aparatos tecnológicos, sino en como el cuerpo debe ser modificado, porque no, existe el cuerpo natural, existe el cuerpo permitido. ¿Y si no te es posible consumirlo? Fracaso. Tengamos en cuenta que el estigma que sufrieron por muchos años (y en algunos lugares sigue ocurriendo, no caigamos en la trampta de creer que la liberación homosexual es un evento superado) no se basa solamente en su valor estetico, sinó que va acompañado de un valor moral. El problema de los hombres gays es que eran indeseables, enfermos, que no mereceían salud, ni familia, ni sexo, ni amor.

La premisa del “sexo vende” no es una inocente y aislada imagen una modelo 90-60-90 al lado de un perfume, es la manifestación de que el sexo está ligada a la felicidad. En este caso puedo mencionar el fenómeno de los Incels y la “black pill”, ya que, partiendo de estas premisas, la conclusión lógica es la creencia de que, ya que no puedo tener sexo, la felicidad y el propósito se ven cercenados, y lo mejor que pueden hacer es morir, ya que ¿Cuál es el punto?

(Aclaratoria: El principio de consumo de los homosexuales a conciencia fue en realidad anteior a Playgirl, sino con las revistas de fisicoculturismo, siendo una imagen icónica la de Charles Atlas (30 de octubre, 1892 – 24 de diciembre, 1972). Referenciado en obras de la cultura popular y su relación con la lucha homosexual en clásicos cómo The Rocky Horror Picture Show)

Como debe ser el cuerpo: Barreras

En los ámbitos profesionales se siguen eligiendo pibes blancos con corbata. La presentación sigue importante. Mientras más restrictivas las normas en cuanto a apariencia, más se excluye, más personas se salen de esos límites, más se plasma la idea de que hay personas que se salen de esos márgenes, más se produce una retroalimentación donde se busca poner más límites. Foucault menciona en esta perspectiva o desde el ser del cuerpo, sino sobre el deseo del cuerpo. El deseo desprende voluntad de uso, pero sin embargo observa que su uso es abstenido, al menos desde un sentido del placer:

“después de todo, ya lo hemos visto, el acto sexual parece haberse considerado desde hace mucho tiempo como peligroso, difícil de dominar y costoso; la medida exacta de su práctica posible y su inserción en un régimen atento habían sido requeridas desde hacía mucho tiempo. […], Y al amor a los muchachos podían atribuírsela el más alto valor, pero se le pedían también que practicasen la abstención para que pudiese conservar el valor espiritual que se esperaba de él…”

La normatividad de los cuerpos también deviene en quienes puede participar en ciertos espacios, e incluso, dar pie a que no se les incluya en ningún espacio.

Similarmente ocurre cuando se habla de la inclusión de las personas trans en la sociedad. Si creemos acaso que el cuerpo es nuestro, y si creemos que este debe ser de nuestro control, esto incluye la modificación. Ya desde el Cyberpunk (no, no el videojuego salido este mismo año) entendemos que esto incluye modificaciones tecnológicas, estéticas, químicas para el propio disfrute y control. Dentro de esto, se incluyen las propias capacidades. Un tema que siempre parece traer polémica, por ejemplo, es el de las personas trans en los deportes. Lo corporal, lo hegemónico, el determinismo biológico, la propia autonomía y las capacidades entran en juego en la discusión. Permítaseme hondar más profundo:

Alguien con un pensamiento más conservador me ha llegado a decir que puede llegar a ser potencialmente injusto, debido a que alguien que dirige o es dueño de un equipo puede llegar a contratar a todo un equipo de mujeres trans y aprovechar su capacidad física y por ende ganar siempre, este ejemplo es prueba suficiente de que las mujeres trans no deberían estar incluidas en los deportes. Este es un ejemplo que he escuchado hasta el hartazgo, ignorando, ya sea por ignorancia o malicia, otros aspectos claves. Me hace acordar a las TERFs (remember them?) que llamaron a un grupo de deportistas coreanas hombres invadiendo espacios de mujeres, solo porque no se veían como mujeres para ellas.


El camino de las terfs es una puerta de entrada al racismo casual, por si no es obvio.

 Por ejemplo, bajo la misma lógica, no deberíamos incluir a las mujeres negras en los deportes, puesto que su estructura ósea y capacidad física ha sido comparable en promedio a las de los hombres cis (Esto les afecta también, debido a que tales diferencias han sido también una barrera para muchos atletas afroamericanos.) Hay estudios que documentan las diferencias fisiológicas entre distintos grupos de diferente procedencia “racial”. Otra cuestión particular es la ignorancia de como el cambio hormonal producido durante la transición medica de las mujeres trans cambia radicalmente sus capacidades físicas. Una mujer trans que toma estrógenos ya empieza a tener cambios sumamente radicales en cuanto a su capacidad física, y no estoy hablando de años tampoco, sino de meses. En cuanto a capacidad física, no llegan a tener diferencias tan significativas con una mujer cis, teniendo en cuenta el obvio hecho de que cada cuerpo es diferente, y los regímenes de entrenamiento son personalizados. Incluso hay deportes donde solo ciertas características físicas son más deseables a la hora de buscar ventajas estratégicas, pero aun así siendo el caso. Les pongo un ejemplo claro: No ponen un límite de altura en los equipos de volley, a pesar de que la altura sería una gran ventaja. ¿Dónde están los equipos de volley femenino con jugadoras cis de dos metros, a pesar de ser ventajoso?

Pero claro, el ejemplo en cuestión no tiene en cuenta estos aspectos, sino más bien al “peligro de la autopercepción”, argumentando que puede ser un equipo de mujeres trans enteramente conformado por mujeres trans sin ningún tipo de esfuerzo en una transición médica. Nuevamente, ignorando por completo que todo el punto de una mujer trans es buscando la inserción social dentro de un cuerpo feminizado, no sólo dentro de lo que es la carga social (muchas mujeres trans -no todas, claro- tienen cierto temor de participar en los deportes por el simple motivo de que esto puede significar una invalidación de su identidad como mujeres, de hecho, este miedo recluye a las mujeres trans de muchísimos espacios. Pareciera que el objetivo es que las personas trans se queden encerradas en sus casas, o peor). Este es un ejemplo basado en la suposición de que alguien que se declara trans sólo se quedará con eso, en la declaración. Entra en el mismo terreno de lo absurdo que los argumentos en contra de los cambios de DNI, y siempre es el mismo también: “un hombre puede declararse mujer y de esa forma cambiarse el DNI para acceder a la jubilación más rápido”.

La gente con mentalidad conservadora es fanática de saltar a las conclusiones más alocadas, es similar a lo ocurrido con los argumentos en contra del matrimonio igualitario, donde se abanderaba que “después van a pedir casarse con sus mascotas”, u otros sinsentidos similares. No solo los ejemplos son absurdos, sino que se toman como facticos, y como si fueran la regla. ¿Cuántos casos ha habido de hombres haciendo un cambio de DNI para acceder más rápido a una jubilación para que se tomen como que todas las personas están haciéndolo? O sea, siendo realistas, siempre hay alguien, por supuesto. Pero el ser humano en general, como especie, siempre habrá echo una cosa de cualquier cosa que le sea posible hacer. Ya que estamos, normalmente son hombres cis y heterosexuales de zonas rurales los que normalmente se cogen a algún animal, no toda la población LGBTI+. Es tan chistoso como cierto, pero un caso no es la regla, y, de todos modos, se esquiva totalmente el problema de raíz: Ciertos espacios son excluyentes de por sí, pero se utiliza a las personas trans como culpables de eso, ¿A cuántos hombres también se les ha excluido de ciertos espacios deportivos por no cumplir con las exigencias necesarias, o mejor aún, han tenido que alterar sus cuerpos con ciertos fármacos para cumplir con las exigencias? Pero bueno, a nadie le importan los hombres, ni siquiera a otros hombres. Como sea, los deportes también están rotos, es lo que quiero decir.

El movimiento por la inclusión de las personas trans tiene añares ya, y hasta ahora no ha surgido un solo equipo deportivo integrado enteramente de mujeres trans sin ningún tipo de transición. De hecho, sirve de chivo expiatorio para no discutir cómo es que el negocio de los deportes excluye, no solo a las personas trans. Para añadir otro ejemplo, existen casos si una mujer cis entrena, por el regimen de entrenamiento que efectúa sus niveles de testosterona se ve incrementado, superando el ‘estándar’ hormonal de una mujer. Algunas mujeres se les ha prohibido competir debido a éste factor, por un juicio bio-esencialista (pero en vez de revisar estas categorías, mejor digamos que el problema son las trans).

Pero claro, es difícil plantar el culo y planificar formas en que un sistema puede ser cambiado para ser potencialmente inclusivo, o pensar realmente cual es el objetivo de ciertos ámbitos (siguiendo el ejemplo: ¿Cuál es el objetivo de los deportes, la competencia, la camaradería, la actividad física, la recreación, vender productos, hacer fangotes de guita a expensas de tu equipo, etc.?), pero es fácil decir “los trans son el problema, mejor que no estén”. Trátese de los deportes, trátese de la política, trátese de cualquier otro ámbito, es más decir “está bien, así como está”. Tienen este tipo de mentalidad y después se quejan de que tienen gobernantes con el mismo apellido desde hace años. Es lo mismo. Si me permiten cierta licencia poética: “se concentran en las hojas y no en el árbol”.

“Vos te podes autopercibir como quieras, pero la realidad es la realidad”: Como nos afecta a todos.

Siempre que se enarbola este slogan (que lo es), suele cambiarse la palabra “realidad” por “esencia”, o “naturaleza”, o incluso “Dios”. Como si estas palabras no tuvieran una carga ideológica, como si las palabras existieran en el vacío, como si no hubiera una agenda o un significado oculto detrás. De todos modos, seguiré la corriente: ¿no es acaso parte de la experiencia humana el alterar la realidad? ¿No transformamos todo nuestro entorno desde que aparecimos en el planeta? ¿Acaso no invertirmos millones en investigaciones médicas para alcanzar un estado óptimo de vida? ¿No se busca, acaso, patear la muerte y el dolor lo más lejos posible mientras aún nos queda aliento, sean cuales sean nuestras herramientas a mano? Superar los límites de lo posible es una consecuencia lógica de poseer una conciencia capaz de alterar su entorno. A menos claro, que quieras dejar en claro que ciertas personas merecen sufrir y morir porque “está en su naturaleza”, ya entrando a un dilema biopolítico de quien merece ser persona, y quien merece morir de inanición porque “el hambre es parte de la naturaleza”. Jugando con sus propias reglas diré: Combatir la naturaleza es parte de la esencia humana. Dicho sea de paso, sé perfectamente que cuando hablan de naturaleza/esencia/Dios, no están hablando de ninguna de estas cosas. Éste también es un terreno en disputa, “lo natural”, y, por lo tanto, inalterable, no es más que una excusa para evocar a algo que “se sale de nuestro control” cuando es perfectamente controlado por aquellos capaces de controlarlo. Pueden decir “el egoísmo es parte de la naturaleza humana” como argumento definitivo para justificar que una empresa controle un sector del mercado, por ejemplo, la medicina, y de esa forma negar la salud para todos, porque si decís eso, estas “yendo contra la naturaleza de las cosas”, a lo que yo puedo responder: No, la comunidad es parte de la naturaleza humana.

Después de todo, cuando dicen “sentido común” se olvidan de la palabra “común”, es decir, “se construye el sentido de forma comunitaria”, hasta para eso necesitamos a la comunidad. Si vamos a querer construir un futuro próspero, es hora de dejar de pensar como se hace desde hace siglos. El futuro no se construye repitiendo las mismas ideas, eso es una condena al fracaso cíclico, a las mismas crisis se siempre, y buscar siempre a los mismos culpables. Eso se llama derrota, y eso te hace un fracasado.

Desdén

Creo que vale la pena traer a colación el video “Transtrenders” de Contrapoints, un video-ensayo dónde explora las limitaciones de la teoría trans-medicalista de genero, presetada como una conversación entre dos personajes de distintas posturas. En éste caso particular, no me interesa explorar ese tema, pero hay una parte en ese video que creo que no sólo se puede afectar a las personas trans, sinó a todo el mundo en general:

Tiffany- Me da disforía ajena ver a alguien tan notablemente trans. Yikes. Me dan ganas de bajarme una botella de hormonas para asegurarme que nunca me vea así.

Justine- Perra, “disforia ajena”, ¿Que es eso?

Tiffany- ¿Viste cuando ves a una tr*va y se le nota mucho y sientes cómo…una vibración penosa de disforia?

Justine- Sí, se de lo que hablás, y te voy a decir porqué ocurre: Cuando recién empezas tu transicion y hacés lo que podés para verte cis, desarrollás un ojo muy sotisficado par detectar cualquier pequeño detalle que haga que “se te note”. Entonces, apuntas ese ojo sotisficado hacia otras personas trans, y les proyectas tu propia disfaria a ellxs.

Tiffany- Lo compro.

Justine- Bueno, no es para nada una razón valida para controlar la presentación de otra gente trans. La “disforia ajena” no es valida. El echo de que Vos proyectes tu disforia hacia otras personas es TÚ problema y sólo TÚ problema. Y necesitás lidiar con ese problema en privado querida, no es una [plataforma de comunicación].

Muchas veces ocurre el caso, casi universal, de que para entender o empatizar con otras personas, proyectamos nuestros propios sentimientos y experiencias en otras personas, lo cual es una ilusión. Muchas veces otras personas han sentido y experimentado cosas que nosotros no. Y ocurre el caso, de que juzgamos otros cuerpos tan duramente como juzgamos el nuestro, y somos incapaces de comprender como es que la otra persona lo hace. Éste es un caso que ocurre también con las personas gordas, dónde se hacen las interpretaciones lo menos caritativas posibles sobro no sólo su cuerpo, sino su vida entera. No es coincidencia tampoco que quienes se ven aparentemente más afectados por esto sean quienes se matan en el gimnasio y lo ven cómo un merito en sí mismo. Estoy segure de que enseguida sonarán alarmas y dirán que es por una simple cuestión de salud que tienen que reírse de las morsas que no pueden parar de comer postres, hijos de puta que abogan por la obesidad. Enseguida llevando el fenómeno a una cuestión alarmista dónde toda la civilización caerá bajo su propio peso, en el sentido literal. Pero vale la pena mencionar que la obesidad es, según la OMS, cuando el IMC es igual o superior a 30 (Sin embargo, hay que considerarla como un valor aproximado porque puede no corresponderse con el mismo nivel de grosor en diferentes personas), mientras que el tipo de cuerpo gordo, al que algunas personas les gusta llamar “rellenito” o no tener el estomago plano, es una ocurrencia muchísimo más común, y que poco tiene que ver “la salud” en lo que refiere al juicio de otros cuerpos, sino a visión de “que es lo bello”. Lo notable, es que la preocupación casi insana por la apariencia física no distingue entre cuerpos. Teniendo el cuerpo que tengas, esa preocupación (real) puede habitar en cualquiera. (obviemos también que “los médicos” no son una entidad homogénea. Hay médicos que te dicen que vayas al gimnasio tanto cómo los que no es necesario, sólo mantenerte dentro cierto margen que no comprometa tu salud, si es que te importa realmente tu salud claro. También hay médicos que no les interesa su salud).

Se torna difícil encontrar “la belleza en las cosas” si la belleza ya viene predeterminada. Es contradictoria la búsqueda de una satisfacción e el habitar un propio cuerpo si el cuerpo en realidad no es propio, sino ajeno. Salirse de esos márgenes siempre se verá como un desafío. Si comprendo que mi cuerpo es mío, que tengo control total sobre él, entonces significa tener que librar una batalla con quienes creen que pueden decidir sobre él. Correr el limite del lienzo, modificarlo, no es una cuestión aceptable. Te aisla.

A menos que venga un Elon Musk y diga que así debe serlo, pero solo las modificaciones que él diga, ¿¡ok!?

“Hace algunos años fui con un amigo a ver una película que proyectaban en un centro comercial situado en un suburbio cerca a Nueva York. Durante la guerra de Vietnam una bala había destrozado la mano izquierda de mi amigo y los cirujanos militares se habían visto obligados a amputársela por encima de la muñeca. Ahora llevaba un artefacto mecánico dorado de dedos y pulgar de metal que le permitía utilizar cubiertos y escribir a máquina. La película que vimos resultó ser una epopeya bélica particularmente sangrienta a lo largo de la cual mi amigo permaneció impasible, ofreciendo de manera ocasional comentarios técnicos. Cuando concluyo salimos y nos quedamos fumando en el exterior a la espera de que llegaran otras personas. Mi amigo encendió su cigarrillo con lentitud. Después, sujetándolo con su garra se lo llevo a los labios con firmeza, casi orgullosamente. Los espectadores habían pasado dos horas viendo cuerpos destrozados y despanzurrados, aplaudiendo de manera especial las escenas mas espectaculares y disfrutando a fondo de la sangre. La gente que salía pasaba a nuestro lado, contemplaba con desazón la prótesis de metal y se apartaba. En seguida nos convertimos en una isla en medio de ellos.”

Richard Sennet, “Carne y Piedra”.

La Entrada de Blog Super Personal [TW: SEXO DROGAS Y ROCK´N´ROLL]

Voy a empezar full on, sin disculpas ni tapujos. Hablar de sexo no debería ser una cosa de sólo de cis. Y no digan que solamente pasa en cuerpos intervenidos (¿proclamados?) cirurgicamente, ni a través del uso de bloqueadores y de hormonas. Hablo del sexo, y no el sexo biológico (oración que da cringe), hablo de coger. Decir esto, siendo una persona no binaria, dónde tu genero está asociado sólo con pelos de colores, glitter usado como maquillaje, ponerse ropa enorme, “travestirse”, que te hablan con la E, es difícil. Es difícil porque, mientras los mujeres y los hombres al menos tienen una imagen o performances asociadas, una persona NB tiene más dificultades para “presentarse” Nb, al menos que le ponga cierto esfuerzo, aunque después tenga que venir “la charla”, donde tenés que decir tu genero, y posiblemente entrar en un circulo de: repetir las mismas cosas que están marcadas en negrita anteriormente (una de las peores que te puede pasar), o de debates (normalmente en una charla o dos ya medio que te entienden), o de adulaciones (“viva la diversidad!”). Con los años (cuatro ya) aprendí a hacerla más corta. También está esta presión implícita de que las personas NB en realidad todavía no elegimos. Miren, no puedo hablar por el resto, pero estoy segurE en responder que le doy la bienvenida a la idea de ser mujer si así llega a ser el caso, sin embargo, aun no ha pasado, porque cuando aspiras a ser un ángel (como los de la biblia) hasta las figuras de Adán y Eva parecen poco (y además, como los ángeles bíblicos, terminas siendo algo tan deslumbrante que la gente no lo logra entender y te llaman mamarracho), y también es difícil porque de a poco me está costando cada vez más hablar de sexo, hay una barrera ahora que no estaba ahí antes.

Let me explain…

Últimamente se me hace cada vez más difícil verme a mi misme de forma atractiva. O sea, verme al espejo y decir “oh baby”. Ustedes saben a qué me refiero, ¿no? Siquiera se sigue considerando tabú tener fantasías masturbatorias con unx mismx? ¡Si mamá, la gente se hace la paja frente al espejo! No, no es un asco. Es totalmente puro, y la gente que no lo comparte es simplemente envidiosa.

Creo que es por el echo de que creo que, sinceramente tengo atracción más direccionada hacia lo masculino. Incluso esto me parece un poco difícil de admitir, porque en un estado de absoluta egolatría alimentada por mis inseguridades, tomaba orgullo en ser considerade una personas “realmente bisexual” que gustaba de todxs por igual. Un disparate. Un disparate digo de tomar orgullo en eso. Te gusta lo que te gusta.

Igual reconozco que hay ciertos rituales extraños alrededor de medir que tanta virtud tenés con respecto a que genero te gusta más. ¿No es ese un poco el sentido del titulo “gay de oro”? Esos hombres que solo han tenido sexo con hombres y que jamás se han enamorado de ninguna mujer. Incluso he visto despliegues de superioridad de hombres gay con respecto a otros hombres gay que siguen en el closet. Incluso viceversa; cuando vemos a un Señor Homosexual creerse superior con respecto a otros PUTOS porque el es un Señor Que No Llama La Atención…No como esos putos de mierda que llaman la atención SOY UN GAY BUENO, SOY UN GAY BUENO, NO LLAMO LA ATENCIÓN, PUERTAS ADENTRO…¿Qué pensamos de eso?

Natalie Wynn (Contrapoints) nos ofrece una respuesta. En su video “Shame (Vergüenza)” nos ofrece con la siguiente explicación:

“Tiffany’s Law: All freaks have a deep psychological need to feel superior to a different type of freak.”

(Ley de Tiffany: Todos los freaks tienen una necesidad psicológica de sentirse superiores a un tipo diferente de freak. “freak” entendido en esta instancia como, básicamente, gente rara por la cual la gente decrepita siente asco profundo.)

Sé que de todas formas ese tipo de comparaciones no son tan excesivas como para llamar la atención con eso, pero si sentía una especie de orgullo en ser un 50/50 bisexual. Y hablo en sentidos de masculino y femenino para no rellenar párrafos enteros de palabrerías que podrían  resumirse perfectamente en dos palabras. De todas formas, también debo aclarar que hablo de ciertos rasgos que se encuentran en el rango de lo masculino. Y ni siquiera hablo desde la imagen, hablo desde todo el sentido estético y performativo. Si tuviera que detallar, porque esto es algo que me estoy preguntando todo el tiempo, me gustan los cuerpos musculosos, si, robustos también ojo, pero no me enloquecen tanto, y lo que menos me enloquece aun es el cuerpo delgado, o al menos, mas delgado que yo, y eso que tengo un cuerpo delgado, del que no soy siempre fan. De echo creo que sospecho que me gusto solo desde cierto ángulo, porque cualquier otra evidencia de mi existencia (hablo de fotos, grabaciones de voz, video…etc.) me generan mucho rechazo.

También se siente como incorrecto clasificar el cuerpo de las otras personas, pero no es un proceso consiente. Tampoco estoy diciendo que hago una especie de escala de valor diciendo si merecen ser cogidos o no, solo gente terrible hace eso. Me he acostado con todos esos cuerpos listados y con todos los pase genial…

(“Me he acostado con todos esos cuerpos listados“ parece una confesión de alguien que se cogia cadáveres en una morgue.)

Pero ese es un poco el punto de objetivizar, de solamente hablar de cuerpos, y quiero aclarar que tampoco me refiero a únicamente eso, porque debo decir que encuentro muchos comportamientos asociados a la masculinidad como más atractivos. Una vez tuve un…romance con una mujer que desplegaba ciertas características de personalidad más asociadas con…hombres. (¿Estoy entrando al terreno de “calificar a tu ex”?) Tampoco sé si eso sigue siendo tabú. Ciertamente ciertos slogans feministas decían “no compares a las mujeres con otras mujeres”, o el echo de que criticar a una ex, aun si no hiciste ninguna referencia a su estado de salud mental, se consideraba “tratarla de loca”. Aunque nunca pegó, porque la libertad de expresión también abarca quejarte del gobierno y de tu ex. También tuve relaciones con hombres que tenían una expresión muy femenina (ahora les dicen femboys, para mi son los twinks de siempre, o capaz están corriendo el eje) y en los que también tuve serios problemas. Desde celos, gaslighting, y un intento de abuso.

Reitero, simplemente no me atraía, no es “misoginia internalizada”. No quería golpearlo, pero el si quería obligarme a tener sexo. Todo es un gris. Obvio. Pero las características que mas me atraen son usualmente encontradas en hombres, pero no “la violencia y agresividad”, llamo la atención a esto, porque las ideas que vos puedas tener leyendo esto pueden ser diferentes a las ideas que yo pueda tener, es mejor desenmarañarlo.

Podría incluso incluir que me es difícil imaginar un estilo “no binario” siendo que notables veces trata de ser invisible o disruptivo. Del invisible no puedo decir nada porque justamente, “llamar lo menos la atención”. El estilo disruptivo puedo decir lo mismo que antes, si tiene señales masculinas, tal vez le encontraría atractivo. Por ejemplo, me dejaría coger por Baltimore Maryland.

Que puedo decir, tiene una linda barba. Me gustan las barbas, pero ciertos tipos de barbas. A lo que me refiere es que no hay un estilo simbólica y políticamente sujetado a tipo de identidad conocida como no binaria. Solo eso. De echo yo ni siquiera se que tipo de estilo soy, o si me considero atractivx.

Y ese es otro punto…

Prisión de carne

Ya desde que era peque me gustaba vestirme con las polleras de mi vieja. Re cliché, lo sé. Pero aún recuerdo vívidamente como era usar una pollera en particular, color blanca, con una terminación en particular que no sabría describir. Usarla y saltar por la habitación con eso puesto era liberador. De alguna forma siento que volví a un estado infantil. Después de todo, a les niñes se les adoctrina en el genero, y no me refiero a travestis a los niños, digo que paso siempre. Hoy en día uso polleras, y tengo un vestido, aunque he tenido miedo de usarlos. No porque mi padre me pegaría con el cinto esta vez, sino porque las veces que las he usado en la calle alguien me silbaba o me seguía. Jodete por salir a la calle desplegando feminidad, gil.

Afortunadamente siempre me identifique con los roles del guerrero, aquel que tenia que enfrentar las adversidades. Si, recuerdo que era casi un consuelo imaginarme a mi de esa forma, debido al tipo de crianza problemática que tuve, donde he estado en un infierno que viene durando…¿hace 23 años se separaron mis viejos? Uf, soltar.

Por lo tanto encontraré nuevamente el coraje de salir empollerada y empoderada. De echo mi estilo, desde que empecé a estar más comode con el concepto de no ser varón ni mujer, o sea, no necesitar enviar señales de uno u otro, ha ido en constante desarrollo. La estética propia es después de todo, una expresión de una verdad interna, de una originalidad que podemos poseer cuando queramos. Y de echo, es bastante más fácil de experimentar cuando une se libera de ciertos prejuicios y patrones.

También tenia una fascinación con los collares, maquillaje y aritos que mi vieja tenia en display en su habitación, así que creo que también puede venir por ese lado. Simplemente quería empezar a despreocuparme por ser un hombre (para lo cual me metía una presión constante y me traía inseguridades profundas) y liberarme en ciertos aspectos más femeninos.

Porque, resulta que…me desenvuelvo mejor desde estos lugares, desde esta estética.

Llegamos aun punto que no podemos racionalizarlo más que con “estaba escapando del dolor”.

Sin embargo, he recibido criticas con respecto a mi comportamiento o aspecto. De echo también más halagos. Cuando me presento en una estética más femenina me han adulado mi aspecto muchas más veces que en mi vida. Supongo que es verdad que el aspecto femenino invita a la gente a opinar sobre este.

Una critica en particular vino de un amigo que me dijo que “a veces exageras mucho”. Y si bien al principio me ofendí por la acusación (pero no dije nada porque debo demostrar que soy de acero) supongo que debo darle la razón. Realmente no estoy tratando de mostrar que soy una mujer cuando salgo a la calle, sólo no asumir a primeras que soy varón me basta. Con mandar alguna señal me basta, y a veces, si, parece que estoy por ir al “Ángel”, un boliche de Drag Queens que tenemos en mi ciudad. Y de echo, debo confesar un oscuro secreto, que es que siento un pequeño placer cuando titubean a la hora de referirse a mi. Me hace creer que estoy haciendo algo “bien”, puesto que, si bien no creo que las personas no-binarias tengamos como individuos ninguna obligación de presentarse o ser de cierta forma, como lo creo con cualquier persona, ojo, si creo yo personalmente que quiero mostrar cierto desafío. Quiero demostrar al menos en algo que no soy un hombre, que hay algo alienígena, que no debería estar ahí. Que se yo, quiero que al menos se queden “recalculando” al verme. No tienen el vocabulario aún para expresarse, y de ahí, surge la necesidad de entender.

Por supuesto toda esa valentía se me va abajo cuando tengo que verme con ciertos miembros de mi familia. Los cuales me hacen entender a la gente que quiere escapar de Latinoamérica. Yo no estaría huyendo del continente, estaría huyendo de ellos.

Pero volviendo a lo de mi propia búsqueda de una expresión personal, si me han dicho travesti en la calle. Y entendiendo travesti, según veo, como algo que escapa a las pretensiones del genero, tampoco me vi insultada, para nada, más bien lo contrario.

Debe ser porque también tengo una imágenes de las travestis como algo lleno de poder también, la síntesis del guerrero y de la feminidad de mis collares, polleras y el maquillaje. Florencia de la V siempre me pareció una mujeraza, incluso siendo un pequeño conservador anti-gays de 14 años. Trans representation matters. Una revolución sin una travesti con el puño en alto, no es mi revolución.

Tal vez por eso puedo identificarme con ciertas narrativas que involucran a mujeres trans, porque pasaron o están en un proceso de feminizar un cuerpo masculino. Y es verdad que estos espacios grises que ocurren dentro del proceso permiten que ciertas graduaciones existan. Me permite transitar continuamente. Incluso dentro del disfrute de mi ambigüedad, me he permitido soñar con otro tipo de cuerpo. He conocido gente no binaria que ha usado hormonas también para estar más en un grado de expresión que en el otro. Incluso la idea de una rinoplastia me atrae, pero siempre me atrajo, no me pareció nunca algo relacionado a un genero. Simplemente no me gusta mi nariz, me recuerda mucho a mi padre. Yo a veces he pensado en la alteración corporal (y el ciberiluminismo ayudo en cierta parte debido a sus bastantes razonables percepciones con respecto a la alteración corporal en general, mambos conservadores de une), en especial por la parte de la distribución de la grasa usando estrógenos. No tengo culo, si puedo hacer que mi grasa vaya a mis nalgas, Win-win. Creo que todo el mundo sueña en cierta medida en como podría transformar su cuerpo. En la era de la ciber(in)seguridad no todos, pero una mayoría importante ha ido a las aplicaciones de FaceTune para remodelarse la cara, la expresión de genero, o la edad (o hacerse fursonas).

Pero fuera de chiste, tengo dos efectos distintos cuando me veo en el espejo con ropa o sin ropa. No importa de que forma me vista frente al espejo, no me considero a mi misme atractive. De echo, difiere si me presento con Feminidad Extra o no, debido a que me hace sentir más desafiante, pero al mismo tiempo me da inseguridades debido a todo el estigma alrededor de un cuerpo masculino presentando señales extras de feminidad.

Pero cuando no tengo ropa, me atraigo, pero mi cuerpo es masculino, y eso me atrae un poco, no tiene todo lo que me gusta de la masculinidad, pero lo suficiente para llamar mi atención. Pero siempre en mis fantasías me imagino siendo rodeade por un hombre. Aunque hay veces que, fuera de joda, mi mente ha dicho “vamos a ser inclusivos, traigamos a una mujer en el asunto”. No tienen cupo igualitario en el congreso, pero lo tienen en mi cabeza.

Es tabú decir nuestras fantasías más profundas en voz alta porque da cringe, da cringe pero porque sentimos ese vergüenza como propia. It’s ok anon, I’ll take the bullet for you.

Quien gusta de mi

También me desalienta que no suelo recibir tantos fueguitos como cuando era un twink bisexual. De echo, ha sido más difícil encontrar a alguien con quien tener relaciones desde que comencé a presentarme de esta manera, como un DEGENERADO. Si, me desgeneré. Deberías probarlo.

Nunca me senti comode con las apps de citas y nunca pude concretar nada en ellas. Pero en cierto lugar en particular me empezaron a hablar…bueno…fetichistas. Y de echo no se si realmente llamarlos fetichistas. Ya sé que realmente hay quienes fetichizan la idea encamarse con una travesti o una mujer trans, de echo la idea de gustar de un cuerpo trans esta tan estigmatizado aun que no sabríamos decir si no estamos hablando de genuina atracción o una fantasía fetichista. De echo, quien soy para juzgar, pero si admito que la cuestión de las apps, que se basan realmente solo en apareciencia, no soy fan. Prefiero conocerte y hablar. Aunque ahora, me da miedo de que me conozcas y hablemos. Porque me da miedo el rechazo, y me da miedo tener que afrontar una situación donde tengo que explicar que soy. La mayoría de la gente no es para nada despierta con respecto a temas de genero, no todos tomaron el cursito, perdón por romper con su fantasía, habrá llegado tarde el ministerio.

De echo, cuando hablamos de lo que es el sexo, siento que a veces no quiero que interactúen conmigo, a veces prefiero ser yo. Hay días que recibo con inmenso placer que tal vez sea solo yo por el resto de la eternidad, y hay días que lo recibo con tristeza. (si, si, ya se, soy joven aun, y la vida es más larga de lo que nos gustaría, y más corta también). A veces me provoca cierto miedo que la otra persona no lo esté pasando bien conmigo, o que estoy fallando en algo. Eso me pasó siempre con el sexo anal, las cuales no han sido escenas placenteras en mi vida, pero quisiera que así fuera. Por eso a veces me genera terror la idea del sexo, porque se asocia enseguida que femeniddad = pasividad. Ojalá pudiera ser un power bottom. De echo no me gusta un rol particular.

Llegando:

Entiendo lo agotador, pero entiendan: lo que te genera inseguridad a un nivel tan fundamental como la identidad, la problematizas a lo loco para entender cual es el problema, y medio que terminas asi, con la cabeza quemada, y también marica, al parecer. Pero al menos pude discernir los aspectos de la masculinidad que yo necesito en un hombre, para, no sé, cumplir alguna fantasía freudiana. Pero veía en la feminidiad la fortaleza, la dominancia, lo que intimida. En los hombres busqué la protección, esa actitud de “nada me importa” pero demostrando que sí, la cara seria, pero sexualmente pasivos, donde no tienen el control. Podrías decir que es freudiano, pero mi padre no es mi padre siempre. Deben aprender la diferencia entre estereotipos y arquetipos. Porque papá pegándole a mamá no es algo que te genere deseos, sino traumas. Y la comunidad LGTV tenemos traumas, somos más vulnerables.

Unless you are rich in which case, I’m sorry honey that must be super fucking hard for you.

Ya creciendo, y pudiendo expresar mi genero con cierto grado de control (like magic) debido a mis inseguridades con mi propio cuerpo, busqué empoderarme a través de la sexualización femenina. Cuando ya agarré confianza, empecé a rechazar esa atención, porque empecé a sentir que me definía, y no me quiero definir por el deseo que despierto.

De echo a veces quisiera no tener sex drive en absoluto, sin embargo, si disfruto el sexo, pero después empiezo a pensar en todas estas inseguridades. En conclusión:

Resultado de imagen para i don't want to be horny anymore

Y el Rock?

Acá está el rock, no hay mejor descripción de mis sentimientos:

Sobrevivir en este mar de desdicha

TW: Coronavirus, Zen, Comunismo.

Vení, sentante, necesito hablar con vos, from friend to friend. Si, losé, alta PAJA hablar y seguir hablando sobre Corona-chan. La mayor (si no la totalidad) de lo que se escribe sobre el Covid-19 son análisis sobre lo que es, o como afecta a los sistemas políticos y financieros del mundo, o medidas estratégicas para combatirlo (o no). Dentro de estas medidas, se encuentra el caso no-exclusivamente argentino de la cuarentena, la cual, de nuevo, tiende a ser analizado desde una perspectiva económica, pero muy poco desde el punto de vista psicológico y prácticamente nada desde una perspectiva espiritual (y si se hace, se hace desde una posición moralista y desaprobatoria de los impulsos más humanos posibles). Bromas aparte de reporteros desesperados quejándose porque no pueden abrazar a sus sobrinas (suena turbio si lo describo así), las mismas personas que abogaban por una aproximación new-age enlatada y comodificada fetichistamente para su consumo, quienes proclamaban “el amor vence al odio”, se encontraron rápidamente diciéndote que sos un hijo de puta por querer dar un abrazo.

No arruguemos la nariz tan rápido, es entendible desde un punto de vista sociologico. Frank Furedi en “Sociologia del miedo”, explica cómo el miedo es más poderoso, si tomamos en cuenta que ese mismo miedo es impulsado 24/7 en momentos de crisis a travez de placas rojas con música alarmante a todo volumen en noticieros. Cada canal compitiendo con el otro por cual es que puede generar mayor pánico, tener la peor noticia, y de esa forma, mantenerte atento a su contenido, aprovechándose de forma morbosa del sufrimiento de sus televidentes, y subiendo su rating, esto sumado a los intereses políticos que se benefician de esa situación y promoviendo sus propias agendas (Al menos alguien está ganando con toda esta situación (?). Frank argumenta:

[…] la cultura actual del miedo no comenzó con el colapso del World Trade Center. Mucho antes del 11 de septiembre, el pánico público fue generalizado, en todo, desde cultivos transgénicos hasta teléfonos móviles, desde el calentamiento global hasta la fiebre aftosa. […] Las percepciones de riesgo, las ideas sobre seguridad y las controversias sobre la salud, el medio ambiente y la tecnología tienen poco que ver con la ciencia o la evidencia empírica. Más bien, están formados por supuestos culturales sobre la vulnerabilidad humana.

Necesitamos una discusión adulta sobre nuestro mundo posterior al 11 de septiembre, basada en una evaluación razonada de toda la evidencia disponible en lugar de temores irracionales para el futuro […].

Tu bienestar (no) es importante para el sistema.

¿Qué ha generado tanto encierro cuarentenistico en respuesta a corona-chan? Buenas noticias: la gente se dio cuenta que el tiempo no existe, algo que los griegos antiguos como Zenón se dieron cuenta hace rato. Excepto que, no es en general una buena noticia. Obviamente, la percepción del tiempo sigue existiendo, pero deformada debido que básicamente los días son todos lo mismo, una rutina eterna dónde la única constante es la incertidumbre del mañana. No se sabe si tu provincia debería estar en cuarentena o no, o si va a entrar o salir de la misma: Dos semanas atrás es el nuevo año pasado, el presente es gris y el futuro ya nisiquiera puede imaginarse. Incluso aunque digas “me chupa un huevo, voy a salir igual”, no es lo mismo, hubo un cambio en las dinámicas sociales. Lo que tiene que ver con lo educativo y laboral pasaron, en la medida de lo posible, al entorno virtual. Los negocios cierran antes o directamente no abren, si no usas barbijo los dueños no te dejan entrar al local. Hay despidos e inertidumbre sobre encontrar trabajo, peor que antes. En los entornos virtuales siempre vas a ver que se habla sobre Covid-19 o sus consecuencias.

A pesar de lo que nuestro flamante profesor presidente arguyó, donde “Seremos una Argentina más solidaria”, (como si fuera Rousseau diciendo “la gente es buena por naturaleza, es la sociedad la que la corrompe”, and so on, and so on…), de echo, lo que menos ha pasado, en la discusión general, es ser solidaria con cómo nos sentimos con toda la situación (bueno, sabemos que nos sentimos terribles, pero más allá de eso, no surgió la pregunta “¿qué hacer?”). Lo que ocurrió fue más bien, que nos entregamos de lleno al nihilismo generalizado. A un “What’s the point?” eterno. Antes al menos, si ibas a un lugar a estudiar/trabajar, te desplazabas de un lugar a otro, el espacio de trabajo estaba “en otra parte”. Ahora está en tu living, eternamente, porque no sabés hasta cuando seguirá todo. Si Pavlov estaba en lo correcto sobre su teoría del conductismo, terminamos asociando el lugar de trabajo, que ya era aprisionante, a nuestro propio hábitat, conviertiendo nuestro hábitat en un lugar aprisionante (con explotacional laboral y todo), y…eso es todo, no hay lugar a donde ir. Incluso si siquiera se te ocurre la locura de escapar a otro lugar corrés cierto riesgo a que la policía te chupe (de vuelta, peor que antes) o que un vecino te escrache.

¿Marchas? Olvídalo amigue.

Esto nos ha dejado con una sensación de insatisfacción y vacío constante. Si no hay nada a lo que aferrarse, nada a lo que aspirar, nada a futuro que esperes que ocurra, entonces, se pierde la dicha, la búsqueda del placer, y el amor.

¿Estás bien? Enserio lo pregunto. No, no estás bien. Tenés depresión, básicamente. No sé ustedes, pero verlos sufrir constantemente creyéndose que son un fracaso por básicamente Todo Esto *gesticula al aire en forma general*, no me agrada. ¡Piensen en mí!

Ok, ok. Tomémonos un respiro. Respira conmigo. Inhala, exhala. RESPIRA TE DIJE. Vamos de vuelta: inhaaaala, exhaaaala. Muy bien. Tratemos, si el universo nos deja, tomar otro enfoque.

¿Zen? In this economy?

Hay varios relatos con respecto al Zen. No pretendo dar un extenso relato (meme de yoda) sobre la misma, hay mucho para ahondar en el tema, más de lo que podría abastecer en este ya extenso texto, hay muchos para elegir, que ejemplifican su filosofía. Sólo voy a lo básico de la básico, y la investigación subsecuente, si acaso querés investigar sobre el tema, quedará en vos. Respeto tu inteligencia. Voy a usar mi relato favorito, y talvez ya has escuchado de éste antes. Es básicamente así:

[Número X de personas] van a ver a un viejo maestro, pidiéndole que les muestre que es el zen.

El maestro, delicadamente, poniendo su atención a cada detalle, les prepara el té. Luego les sirve dicho té y les dice: Eso es todo.

“Pero…no nos dijiste nada (viejo choto!)”

“Si, lo hice. Ustedes creen que el Zen es una filosofía compleja que explica los misterios del universo. El zen es simplemente, estar en el momento”

(En historias similares el viejo choto en cuestión está cortando papas y cuando le preguntan que es el Zen, éste responde “el Zen es cortar papas”. Muy claro, para nada ambiguo /sarcasmo).

La zen tiene sentido si lo vemos como una especie de rebeldía ante el mundo moderno, siempre ajetreado y veloz, que nos aleja de nosotros, y de nuestra comunión con nuestro cuerpo. El mundo es el mismo, sigue siendo ajetreado y veloz, pero confinado y más vigilado que antes. La ansiedad se apodera de nosotros y nos aleja de nuestra paz. Nuestra mente está ausente, y está siempre pendiente de lo que se espera de nosotros. Darnos un respiro, y concentrarnos específicamente en cómo estamos, en lo que estamos haciendo, mirarnos a nosotros mismos, puede ser más alivianador de lo que se creé. Estamos perdidos en el tiempo porque aún queremos que haya un tiempo. Estamos ante una carencia que nos genera ansiedad porque añoramos aquello que ya no tenemos. Dejemos de desear, por un momento, cualquier cosa en absoluto. No estás fallando, no estás teniendo éxito. No estás atrasado, ni adelantado. No estas cansado, ni estás alerta. Concéntrate en estar. Al menos por un momento. El mundo puede seguir gritando como loco, pero tu momento es tuyo. Lavar los platos, barrer el piso, acomodar tu ropa, que sean sólo eso. Estar enteramente entregado a ese momento, como si fuera lo más importante que jamás se ha hecho en la historia del universo, puede ser el momento que necesitabas.

Disclaimer: Juro que no soy tu mamá diciéndote que ordenes tu cuarto.

¡El Comunismo puede salvarte!

(siéntete libre de poner el himno nacional de la unión soviética. Es bueno para el alma escucharlo a veces, aunque no seas comunista [cómo yo]).

Como bien es sabido (y si no lo saben, mal por ustedes), el comunismo, más allá de ser un tipo de sistema económico y socio-político, tiene una dimensión profundamente espiritual. Nos interesa la parte de distribución de recursos. En este sentido, tomemos al amor como si fuera un recurso, más allá de nuestras propias idealizaciones sobre el mismo. No nos concentremos en que es, sino en cómo distribuirlo. No sólo vivimos en una atemporalidad, sino en apatía. Estamos tan metidos en nuestra propio micro-universo y lo desdichada de nuestra existencia, que se nos es fácil olvidar la desdicha del otro. Es importante generar lo que muchas personas con problemas psicológicos crónicos justamente llaman “redes de contención”. Pénsalo de esta forma: cuando estás en la línea floja, a 20 metros de altura, si llegas a caer, te será oportuno tener una red que te proteja de estamparte en el suelo. Esta red tiene que ser extensa, además. Diferentes voces que de cierta forma se “alivianen la carga” los unos de los otros, al mismo tiempo que fortalecen estas uniones.

También hay otra cosa que nos interesa: la idea de revolución. Y no me refiero (exclusivamente) a tomar las armas y matar al Zar. La idea de revolución se refiere no sólo a cambiar el paradigma de una forma radicalmente diferente, si nó a pensar tales alternativas radicales. Éste tiempo gris lleno de acedia nos debe encontrar pensando en cómo las cosas podrían ser mejor, tratando de hallar maneras de que todo sea diferente. No importa que tan faloperas se sientan. Hay que tomarlo como una innovación artística. El arte funciona encontrando formas de conmover, innovar o transmitir, después de todo. La idea de “revolución” también se basa en la espera de ese momento. Podemos también apropiarnos de eso. Después de todo, la cuarentonga terminará algún dia, la pandemia pasará. Si nos cuesta imaginar un futuro después de eso, al menos pensemos en un futuro próximo donde todo eso termine. Haz planes para cuando termine todo esto. Ten algo a lo que aspirar. Algo a la distancia que parecería inalcanzable, pero que un día llegue y te sorprenda porque llegó. Si te interesa el espíritu combatiente de la revolución, al menos filosóficamente, encuentra formas de rebelarte ante la apatía y la desdicha. Make Marx proud.

Es en los momentos de angustia y crisis que se presentan oportunidades. Quienes se ponen la gorra y vigilan a sus vecinos normalmente lo hacen no por pura malicia, sino por miedo. Necesitan sentir una protección, y esa protección a veces se encuentra en encontrar culpables. Pero no tiene porque ser así. También puede ser una oportunidad para encontrarte con otras personas, personas que antes eran desconocidas, tal vez, y encontrarte también, con ellas en formas únicas. Todxs estamos en esto juntos. Podemos, entre todxs, alivianar nuestras cargas. Y podés, vos individualmente, alivianar la tuya, si tan sólo te dieras un respiro.

Lo estás haciendo muy bien.

Recomiendo: https://nadarespetable.com/2020/03/28/la-cuarentena-como-problema-de-salud-mental/

No se entiende el género.

[Éste articulo tambien se encuentra disponible en el sitio nadarespetable.com, dónde mostraron suficiente interés en querer publicarlo]

Primero que nada, no sé si estoy cometiendo un error. Tengo pensando escribir sobre esto mismo, de otra forma, de forma narrativa en obras futuras. Sin embargo, me urge escribir sobre el tema, porque me parece que enriquecería hacer algunas aclaraciones al respecto de este asunto tan vapuleado.

Segundo, quisiera explayarme de la forma más simple posible, para que haya un entendimiento pleno de lo que quiero decir. De nada serviría si utilizo grandes conceptos e ideas complejas, no todo el mundo ha podido acceder a las herramientas necesarias para entenderlas. Eso también significa hacer que mis explicaciones sean largas, pero a la vez, didácticas, de tal forma que puedan entenderse. Sin embargo, referenciaré el material de lectura que me parezca pertinente para un mejor entendimiento sobre el tema.

“No se nace mujer, se llega a serlo”

-Simone de Beauvoir

Esa frase, estelar en el famoso libro El segundo sexo, publicado en el año 1949 por la famosa Simona, podría decirse que fue un antes y un después en lo que se refiere al feminismo del siglo XX, y más notoriamente en el siglo XXI, donde ha servido como bandera para el feminismo trans-inclusivo, para explicar muchas de las problemáticas que sufren todas las mujeres en una sociedad que, culturalmente, las ha posicionado en un lugar de servidumbre, “en segundo lugar”, al hombre. Sin embargo, me atrevo a decir, se ha quedado corto.

Vamos pasito a pasito, suave, suavecito.

Desde el campo de la antropología, en la rama del funcionalismo, cuyo exponente fundador fue Bronislaw Malinowski, se explica que muchas de las conductas que rigen la sociedad son dirigidas por sus instituciones. Para desentendides, en términos claros y burdos, con instituciones nos referimos a cómo se establece un orden con un propósito concreto. La familia, por ejemplo, es una institución, cuyo propósito es engendrar fetos ingenieros niños y educarlos para participar en sociedad y luego ocupar cierto rol dentro de ella.

Tal institución (que, en realidad, podría decirse, es una interpretación que ha sido arrastrada por generaciones dentro del ideario europeo a través de las tradiciones, y aplicada al resto del mundo como si fuera algo universal), ha tenido sus propias deformaciones con el paso de los siglos.

Podríamos decir, por ejemplo, que dentro del sistema feudal, la institución familiar dependía de tu clase social: Los campesinos tenían numerosos hijos para ayudar en los campos (mano de obra) y para asegurar la supervivencia de la familia (en una época donde no había salud pública, educación, o vacunas, los hijos morían de a montones por, no sé, un resfrío).

En lo que se refiere a la realeza, sin embargo, las dinámicas de la institución familiar variaban, debido a que lo importante no era tener un gran número de hijos, sino en tener un hijo varón – en realidad, el tener muchos hijos suponía un riesgo futuro, como innumerables guerras civiles entre hermanos a lo largo de la historia demostrarían. Mierda, fue esa una de las razones por las que se dividió el imperio romano, y solo eran dos pendejos -.

Durante las transiciones al capitalismo moderno, sin embargo, las dinámicas institucionales cambiaron: Estaba bien tener niños, sí, pero de tal modo que estos no fueran un gasto extra, sino más bien, una futura fuerza de trabajo. En ésta época, (para ubicarnos, plena revolución industrial), los niños no eran niños. El concepto de “niño” en realidad es una construcción más reciente. En esa época, los niños eran percibidos como “adultos en miniatura”. No fue hasta más tarde que comenzaron a contemplarse “los derechos del niño”, dentro de los cuales, uno que tuvo bastante controversia (y como sabrán, sigue sin ser muy entendido hoy en día) es el derecho a disfrutar de una infancia plena, dedicada a aprender, y no a trabajar, lo cual hoy en día se llama explotación infantil.

Introduciéndonos en el siglo XIX, comienza a prevalecer la imagen de “la familia nuclear” con roles bien definidos: El padre es quien trabaja y provee a la familia. La madre se encarga de parir hijos, criarlos y ocuparse del hogar. Y los niños deben ir a la escuela, institución de formación laboral. ¿Creen que los jóvenes de antes iban a “descubrirse” o “aprender a ser mejores ciudadanos”? No -bueno, sí. Ciudadano = trabajador explotado que se calla la boquita, iban a una simulación de una fábrica. El timbre del receso es era el mismo en una fábrica que en una escuela.

Tomemos algunos conceptos clave: Las construcciones socio-culturales, las instituciones (en especial las familiares y las educativas), los sistemas de producción (como los mencionados: feudalismo, capitalismo).

 Es indiscutible que Latinoamérica es heredera de ciertas ideas europeas que le fueron impuestas a la fuerza. Va todo en el mismo paquete: Somos herederos de un ideario anglo-centrista (O sea, que nos cuesta desprendernos de Europa). Y Europa, en sí misma, es heredera de Roma – por mucho tiempo más de un monarca, filósofo, clérigo, o cualquiera en situación de poder se hacían la paja pensando en que Roma “renacería”. Todo eso con la Iglesia detrás, un pilar cultural fundamental, porque cuando los imperios caen, las coronas pesan, y las cabezas ruedan, la gente se asusta, y la Iglesia siempre estuvo allí para contenerlos, darles consuelo, un propósito, y una explicación. La Iglesia Católica, a través de todas sus deformaciones, siempre tuvo ese rol de “normalizador”, y hasta fue por mucho tiempo “un filtro” de la historia (de qué debería ser recordado, y qué no).

Trivia Gay

Algo que no es muy recordado: ¿Sabían que Roma tuvo un emperador súper marica? Heliogábalo fue un emperador romano que estuvo cinco años en el poder, los cuales no estuvieron exentos de excentricidades. Tómense la molestia de investigarlo.

El caso romano de Heliogábalo sólo es un ejemplo que traigo para ilustrar que, a pesar de nuestra educación sobre cómo fueron ciertos procesos y situaciones históricas, siempre hubo maricas. Sin embargo, hoy en día se sigue diciendo con pudor que a los espartanos les gustaba darse por la cola. “¡Ay Lirio, no lo digas así, mi catolicismo me hace temblar cuando hablas en esos términos! ¡Llora el Niño Dios!”

Cualquiera sea el caso, no sería preciso referirnos a tales personajes históricos como homosexuales o trans, debido a que esa es una interpretación contemporánea. Más de una cultura a lo largo de la historia disfrutaba sin tapujos de libertad sexual, de relaciones afectivas múltiples, o de pasar de un género a otro. Tenían sus propios términos y definiciones para ello – incluso hubo sociedades donde existían cinco géneros simultáneamente. obviamente, eran distintas sus instituciones. Esto fue hasta que el mundo se volvió más globalizado, colonizado, y conectado. Las definiciones se volvieron universales, y nuestras ideas de cómo funciona el mundo fueron saneadas. La herencia de las ideas europeas tiende a ser totalizadoras, y no permite muchas modificaciones, ya que, si algo funciona (para algunos, los que están en el poder mayormente), ¿Por qué cambiarlo?

El orden establecido, en su mayoría, sigue marginando a las identidades transgénero/transexuales/travesti/como queramos llamarlas, porque van en contra de una cosmovisión y de un sistema de instituciones que, como dije antes, para algunas personas funciona. En lo que se refiere a la idea de género, por supuesto, no es una excepción, cómo no lo son tampoco el sexo y la genitalidad.

Epa, epa, epa, ve más despacio cerebrito.

Estudios modernos sobre la biología han teorizado y demostrado varias veces que el sexo es más complejo en el reino animal que simplemente decir “macho/hombre” y “hembra/mujer” (dichas denominaciones surgieron antes de que se formalizara la biología en sí), y que, incluso si removemos lo nominal, y nos centramos en lo cromosomatico, tampoco es simplemente “XX” ni “XY”, existiendo las combinaciones de 3, u 8 cromosomas, e incluso algunos dicen que hay más. De todas formas, ¿saben qué? Eso no importa. En la sociedad, digo. Nadie va por ahí preguntándole los cromosomas a la gente. Excepto psicópatas, claro está, (me robé ese chiste de Twitter).

Sin embargo, ¡Sí es un poco relevante! En el sentido de la generación de la genitalidad, claro está. Porque eso es en realidad lo que le interesa a la sociedad. Bah, no la genitalidad en sí, lo que interesa es si tenés una hermosa vagina fértil, lo demás es discutible.

Cómo dije antes, hay un orden establecido, ya he mencionado algunas de sus principales características, pero para no marearnos, resumiremos en patriarcal y capitalista. Ya mencioné antes cómo es necesaria la mano de obra, y cómo entra en juego la familia en esa lógica. Si tenemos en cuenta los ciclos de recesión capitalista, también fue necesaria la introducción de las mujeres en la fuerza de trabajo. Ya no alcanzaba con que solo un miembro de la familia trajera el pan a la mesa. Por supuesto, si las mujeres empiezan a trabajar, tienen que hacer trabajos de mujer.

Estaba hablando de genitalidad, y de repente estoy hablando de la mujer trabajadora. ¿me fui por las ramas? No del todo. A lo que estoy llamando “genitalidad”, mucha gente lo confunde con sexo. Bueno, es semántica, como sea. En lo que se refiere a este aspecto, cabe aclarar que hay también un orden, donde el útero fértil y su acceso (la vagina) y el pene fértil deben cumplir esos propósitos ya mencionados, y para cumplir esos propósitos deben cumplirse ciertos requerimientos.

Las personas nacidas con pene y con vagina son entonces sometidas a la crianza a cargo de las instituciones ya mencionadas. Si acaso hay alguna anormalidad con los genitales del individuo, incluso si no supone absolutamente ningún riesgo para la salud, se percibirán como un problema porque no dejará en claro qué rol debe cumplir. Esto le ocurre, por ejemplo, al 10% de la población, quienes son intersexuales. Sin importar qué, queda en manos de los padres “decidir” el rol del individuo, y por lo tanto, intervenir quirúrgicamente.

En el campo de la neurología, se ha encontrado evidencia que demuestra que los patrones neuronales del cerebro son diferentes en hombres y mujeres, tanto cis como trans. Esto es una simplificación, por supuesto, porque como escribe Sara Reardon en su artículoThe largest study involving transgender people is providing long-sought insights about their health:

“Los investigadores se debaten qué tipo de diferencias — Si es que las hay — existen entre los cerebros de los hombres y las mujeres, y muchos estudios respecto al tema han sido pobremente interpretados. Pero los científicos que estudian el género creen que la confusión puede ser parcialmente el resultado de una visión simplista de lo que son el sexo y la identidad de género. ‘No creo que haya algo cómo un cerebro de hombre y de mujer, pero es más como un continuo,’ dice Baudewijntje Kreukels, un neurocientifico en el Centro Medico de la Universidad de Amsterdam que trabaja con ENIGI.”

De ésta forma, si bien podemos relucir que hay una correlación biológica (pero no una naturaleza biológica) con el género, porque no está, tampoco “escrito en piedra”. Esto también sirve para entender cómo es que existen personas no binarias, si acaso los estudios se desarrollaban dentro del binario Hombre-Mujer.

Hablando de personas no binarias, ¿qué carajo con eso, eh? No se entiende.

Quisiera hablar primero sobre diferentes perspectivas: La antropológica, la psicológica, y la performativa. QUE ABURRIDO pensarás. Mi consuelo es que seré breve.

En muchas culturas, a lo largo del tiempo, ha existido lo que se ha llamado “tercer género”, este entendido como “otro u otros” géneros. No me voy a hacer un listado inmenso de todas las civilizaciones y culturas que lo tienen, está en Google, por favor. Debería ser conocimiento general ya.

Lo importante a rescatar de esto es: Ninguna persona está predestinada a ser hombre o mujer. Ni Siquiera “lo masculino y femenino” ha sido fijo durante la evolución de la propia cultura europea. ¿Vieron las calzas de Luis XIV? Eso, hoy en día, gritaría “trolo” por todos lados. Esos tacones, por dios, ni yo me atrevo a tanto.

Considerando lo psicológico, podríamos entrar más en detalle. Desde que nacemos, vamos absorbiéndolo todo para poder darle sentido a nuestro alrededor. Bajo ciertos mecanismos de castigo y recompensa, repetición, o idealización, se van asignando subliminalmente (para luego hacerse más aparentes) categorías de género a todo aspecto de nuestra vida, hasta el más banal. No es sólo en la vestimenta ni lo corporal, sino también en el lenguaje, la forma de hablar, la forma de pensar, nuestro color favorito, qué pareja buscar, los deseos, los sueños… Necesitamos de un orden para que el mundo tenga sentido, y para esto, se necesitan categorías. Se presenta como un problema cuando estas categorías son rígidas, y se produce un estancamiento en el aprendizaje. Éste es un tema de por sí bastante complejo que no involucra únicamente entender cómo funciona la identidad de género.

Hablando de categorías, dentro de la comunidad LGBTQ+, desde sus origines, se han ido formando ciertas características propias de su origen geopolítico, el cual es anglosajón. Se destaca que las orientaciones sexuales son aparte de la identidad de género, la “T” representando a toda persona trans, y las siglas “Q+” para Queer (que vendría a ser muy similar a lo en Sudamérica se le llama “marica”) para intentar representar a más personas que no sean Gays, Lesbianas, Bisexuales o Transexuales.

Tenemos que entender, por supuesto, que las siglas fueron creadas como un estandarte político para luchar por derechos que se les negaban a estas personas por tener una sexualidad/ identidad que no sea cis-heterosexual. No son categorías creadas con el mayor rigor científico ni son necesariamente categorías donde podrían entrar todas las personas. Esta estructura no concibe que haya personas trans y lesbianas, por ejemplo. Lo toma por partes, como si hubiese una duplicidad en ser lesbiana y ser trans. No toma tampoco en cuenta las cuestiones de clase y de color. Pero bueno, como surgió en un país que controla grandes medios de producción (audiovisual), se fue extendiendo y se fue implantando en otras sociedades, sociedades que ya tenían a, cómo les diríamos hoy en día, sus “putos” y sus “travas”, tal vez con otro nombre, ahora los clasificaban de esa manera. La palabra “travesti” ya existía antes de que cayera “transexual”, al igual que “marica”.

Esto ya entra en el tema de lo performativo, que debemos separar de las categorías anteriormente presentadas. Sabemos que “trans” se refiere a “transexual”, sin embargo, se han llegado a ciertos consensos dentro de la misma comunidad, dónde es preferible y más correcto usar transgénero, debido a que no hay una transición de un sexo a otro (lo cual es imposible, porque, recordemos, estaríamos hablando de literalmente cambiar nuestra estructura de ADN), sino más bien de un género que fue asignado a otro auto-asignado, y cuya auto-asignación se alineará con el contexto de quien se nombra. Por más problemático que suene esto, me explayo:

Entonces, una chica puede en realidad ser un chico trans, porque “chico” está reconocido dentro de su contexto social y cultural, y entonces, alguien que no es trans, es cis, porque se deja de ser cis en el momento que sos trans, o que te declaras trans, y comenzás un proceso de “transformación”, donde debes dejar ir ciertos miedos y categorías para “educarte” en otros, porque son los que traen un mejor desarrollo y mayor armonía. Nadie puede desarrollarse en, por ejemplo, hacer su tarea de matemáticas si estás pensando todo el tiempo en que sos una persona horrible, indeseable, deforme y enferma cuando en realidad, ups, sos trans y todo este sufrimiento te lo pudiste haber ahorrado.

La categoría “Trans” también se refiere, no sólo a hombres y mujeres, sino a personas no binarias (si agarran la bandera trans, las personas no binarias son la raya blanca). Ahora, tenemos que hacer una pausa en el conflicto, donde nadie puede parece ponerse de acuerdo.

Como ya nos cansé diciendo anteriormente, el punto es que la identidad existe por dentro de las personas y se forma de diferentes maneras, y que estas estarán de acorde a la norma. En una sociedad donde se recompensa/direcciona ser heterosexual va a haber muchos heterosexuales – básicamente y a lo muy bruto, para que se entienda, no es tan así, pero es más o menos así – y estas recompensas si bien son sociales también son culturales y puede que hasta biológicas, pero nada está grabado en piedra. Ahora, ese hombre que estás viendo podría ser una mujer. ¿Te asusta no? Relajate, es hermoso.

Pero para ser aceptada como mujer dentro de la norma, tiene que intentar serlo. Acá vienen los problemas. Ay mamita… que si te tenés que hormonar, que si te tenés que poner tetas, que si tenés que ser deseada por hombres o por mujeres porque capaz sos heterosexual o bisexual o gay o lesbiana – qué te tenés que poner, qué tenés que decir, en qué tono decirlo, que no te alcanza la plata, que te echó papá porque te gastaste toda la plata en estrógenos y ni siquiera eran los correctos porque el médico no te quiso ver porque no está especializado y ahora te estás convirtiendo lentamente en una mandarina…. ¡UF! Me cansé. Es cansador.

Sin embargo, todo el mundo lo hace, no sólo las personas trans. Todo el mundo tiene un conflicto interno constante con el exterior para encajar. El tema de las personas trans es que la sociedad no sabe dónde encajarlas, y, por lo tanto, es mejor que no existan. Obviamente, las personas trans, inteligentes en el arte de sobrevivir (bueno, no miren las cifras de asesinatos y suicidios, digamos que sí), entienden que deben comenzar un ejercicio de militancia por los crueles roles de género que oprimen a una sociedad desigual, y a la vez asimilarse dentro de la misma.

Las personas trans no solo se transforman a sí mismas, sino que su presencia va transformando el mundo a largo plazo. Con cada una ayudando a la otra, o al otro, o a le otre.

La pregunta “Quién soy” es universal, no le pertenece a un grupo o persona particular, se la hará todo el mundo. Y tenemos que permitirlo, sino, vamos a tapar el sol con un paraguas gigante para que la gente use energía nuclear en todo momento, haciéndote más rico, para que luego te dispare una bebé en un estacionamiento.

Representación grafica de lo que pasa cuando no le permitís al resto tener dudas espirituales sólo porque tienen pija.

En todo proceso de transformación, habrá instancias en las que no todo se verá muy claro. En esto debo hacer énfasis: depende mucho del contexto de la persona. Cómo sabemos, no todo el mundo tiene los mismos recursos materiales (ni el mismo metabolismo) para generar exitosamente la imagen que desea exteriorizar. Por eso, una persona con vagina de clase baja, de color, que va a cierta escuela, tiene ciertos intereses, etc. tendrá otras experiencias que una persona con pene de clase media, obesa, con distinta ubicación geográfica, distinto sistema educativo, distinto país, etc. al momento de comenzar el acto performativo de “ser trans”. Salirte de las categorías duras “hombre”/ “mujer” es un trabajo, y ni siquiera se nos está pagando, maldita sea.

Entonces, comienzan procesos diferentes. Debido a nuestra cultura sudamericana, todo cuerpo masculino que manifiesta varias señales de feminización es denominado coloquialmente como travesti. Si bien ésta categoría no existe en el origen del LGBTQ+, se la añadió entiendo que cualquiera que transita por ese proceso y lo continuará haciendo durante toda su vida, es trans. Travesti trans. Sin embargo, debemos entender también que dentro de la categoría “travesti” existen diferentes fenómenos. Muchas travestis dicen no ser hombres ni mujeres. Otras dicen que son mujeres travestis. Entonces tenemos un contexto donde co-existen mujeres cis, mujeres trans, mujeres travestis y travestis. Es entonces que lo “mujer” aparece más como un proyecto que como una vivencia propia que ya está experimentando la persona. “Seré mujer, si tengo tal apariencia”, pero también tenemos experiencias donde gente trans dice “ya soy mujer, siempre fui mujer”. También debemos añadir concepciones como “se és mujer cuando se menstrúa” y “me siento realizada cómo mujer al tener un bebé”.

Nadie va a decir “me siento mujer al reparar el motor de mi auto”, aunque sí hay hombres que dicen “me sentí hombre al tener sexo”. Bueno, querido, eso es realizarse como escorpiano, no cómo hombre. ¿Malisimo el chiste?

Redoblamos la apuesta: Existen mujeres no binarias o personas no binarias que primariamente muestran una codificación femenina – normalmente las personas con pene hacen esto, las personas con vagina deben verse obligadas a “masculinizarse”.

¿Qué ocurre entonces? Que se está creando un espectro entre hombre y mujer que antes no existía, un largo camino pavimentado por cada persona trans que lo transita. Él genero se difumina. De lejos pareces hombre, pero de cerca pareces mujer. Hoy tu maquillaje (o no tenerlo) te hace “parecer” un género que no sos. Tu forma de hablar, tu forma de mirar, todo en una búsqueda por la androginia.

Es en este lugar, ésta búsqueda, que puede existir una forma “performativa” de ser una persona trans no binaria, en todos los sentidos posibles que la persona empiece esa búsqueda. Una persona que el sistema no pudo adoctrinar para categorizar exitosamente cosas como de hombres y mujeres y/o tomarlas como propias. Teniendo que “ser trans” desde el momento en que se da cuenta que no es de su género asignado al nacer, pero en un proceso distinto para expresarlo en su performatividad. Si fuera acaso “hegemónico” que los hombres usasen vestidos, entonces las personas que quieren usar vestidos y no son hombres lo tendrían más fácil, simplemente porque los hombres tienen más peso social.

Es por eso que hay que tener precaución al hablar de todas las personas trans como “un solo grupo”, y tal vez no necesariamente seguir a rajatabla denominaciones extranjeras que sirven como escalón, pero no son la escalera. Tal vez hay muchas formas de nombrar lo mismo, y algunas son más preferibles que otras en ciertos contextos y por distintos motivos. Lo que entendemos como trans no-binario puede ser puede ser referido con otras palabras que ya existen desde otro lugar, tal vez más apropiadas. Lo importante, de todas formas, es qué se quiere conseguir con ese reconocimiento político.

Como sea, he dicho demasiado, y de todas formas, sólo es mi visión, y cada persona trans tiene la suya, también, porque se trata de sus vivencias, las cuales exteriorizamos para que se nos entienda, se nos reconozca como personas, y no seamos condenados a la desigualdad sistemática.

Así que abracémonos, porque se nos viene cruda.

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora